Los 'Facebook Papers' continúan sacando a la luz algunos de los secretos más oscuros de la compañía dirigida por Mark Zuckerberg. Ahora es el turno de las reacciones con emojis y cómo la red social las priorizaba los "Me enoja" por sobre 'Me gusta", fomentando así sentimientos de ira. Además, ayudaba a ampliar sistemáticamente el alcance de publicaciones controvertidas.

El diario estadounidense The Washington Post, con base en los documentos revelados por Frances Haugen, señala que Facebook programó el algoritmo de la red social para promover contenido más emocional y provocativo. Además, partir de 2017, otorgó a las reacciones con emojis cinco veces más valor que los "Me gusta" tradicionales.

Precisamente, esto ocurrió cuando la red social intentaba revertir una fuerte disminución en la cantidad de contenidos publicados e interacción entre los usuarios. El patrón que fortalecía drásticamente el valor de las reacciones con emojis hacía que las publicaciones con estas pudieran llegar a una audiencia más amplia.

A pesar de las advertencias del equipo interno, que señalaba que esto podría favorecer las publicaciones "controvertidas", incluidas aquellas que producen enojo, spam y clickbait, Facebook decidió seguir adelante. Es que los emojis habían resultado ser una característica ideal para mantener a los usuarios en la plataforma y así impulsar aún más su modelo de negocio publicitario.

Un estudio de los científicos de datos de Facebook de 2019 confirmó las advertencias. Este señalaba que las publicaciones que recibían principalmente emojis de "Me enoja" tenían una "probabilidad desproporcionada de incluir información errónea, toxicidad y noticias de baja calidad". Por consecuencia, la esencia de la red social estaba ampliando lo peor de sí misma con tal de retener a los usuarios.

Facebook, incoherencias puertas adentro y puertas afuera

Crédito: Unsplash

Por un lado, la mecánica de la red social favorecía contenidos controversiales y generaba sentimientos de enfado. Del otro, el ya ineficiente —y cuestionado— equipo de moderación intentaba frenar una avalancha de publicaciones negativas que se impulsaba puertas adentro.

"La ira y el odio es la forma más fácil de crecer en Facebook", dijo Haugen el pasado lunes. El portavoz de Facebook, Dani Lever, aseguró que la compañía está trabajando para comprender qué contenido crea "experiencias negativas" y así poder reducir su distribución. "Esto incluye contenido que tiene una cantidad desproporcionada de reacciones de 'Me enoja'", agregó.

Más allá de las explicaciones de la compañía y los posibles cambios que pueda llegar a efectuar, los documentos revelados dejan clara cuál es su prioridad: mantener la permanencia de los usuarios aunque sea a un costo muy alto. The Washington Post señala que algunos empleados cuestionaron las prácticas de la compañía. Sin embargo, "a veces sus comentarios fueron rechazados".