El nuevo iPhone 13 Pro está disponible por el mismo precio que el iPhone 12 Pro: 1.159 euros en España y 999 dólares en Estados Unidos para la variante de 128 GB. Los componentes del nuevo modelo, sin embargo, tienen un precio más elevado que los de su antecesor. Así lo indica Tech Insights, quien ha desmontado el último iPhone para realizar cálculos sobre los costes de cada componente.

El citado portal concluye que fabricar un iPhone 13 Pro le cuesta a Apple unos 20 euros más frente al modelo del año pasado. En total, producir un iPhone 12 Pro suponía un coste de 548,50 dólares, mientras que un iPhone 13 Pro cuesta 570 dólares. El aumento del precio se debe a la renovación de varios componentes, como el nuevo chip A15 Bionic, la memoria flash (en este caso de 256 GB) o los subsistemas de la pantalla. La carcasa trasera, además, también es más cara que la del año pasado. El margen de beneficio, por lo tanto, sería ligeramente menor de lo que conseguía Apple el año pasado.

Tech Insights también ha comparado el coste de los componentes del Samsung Galaxy S21+ con el de los iPhone 12 Pro y iPhone 13 Pro, pese a que el teléfono de Apple está por delante en algunos sentidos. El móvil de Samsung, con una configuración similar (256 GB), le cuesta a Samsung 508 dólares. Es decir, 62 euros menos que el iPhone 13 Pro.

El iPhone 13 Pro tiene menos margen de beneficio que el iPhone 12 Pro

Apple vende el iPhone 13 Pro de 256 GB por 1.279 euros o 1.099 dólares, 629 dólares más que el coste de componentes estimado por Tech Insights. Debemos tener en cuenta, eso sí, que los precios que indica el citado portal no incluye el coste de investigación y desarrollo de tecnología o componentes, ni tampoco el coste del software, la publicidad, el marketing, etc. Por lo tanto, el beneficio real que Apple obtiene por cada teléfono es mucho menor.

El iPhone 13 Pro, recordemos, llega con diferentes novedades más allá del chip A15 Bionic. El nuevo sistema de cámaras es mucho más avanzado, su batería es de mayor tamaño e incluye otros cambios en los componentes internos, como la nueva ubicación de los sensores de la cámara TrueDepth.

Rumores previos al lanzamiento sugerían que el precio final del dispositivo podría aumentar debido a la escasez de semiconductores. TSMC, el principal distribuidor de chips para Apple, anunció una subida en el coste de producción de sus chips semanas antes de la presentación oficial, pero diferentes fuentes afirmaron que Apple podría asumir el aumento del 10% en los chips sin que el coste de comercialización se viese afectado.