En una semana tremendamente agitada, Facebook suma un nuevo dolor de cabeza. Margrethe Vestager, la comisaria europea de Competencia, pidió "actuar ya" para avanzar con la regulación de la red social. En una entrevista con DW, la funcionaria manifestó que los integrantes de la Unión Europea deben permanecer unidos para poner un alto a la compañía dirigida por Mark Zuckerberg.

Las declaraciones de Vestager no son casuales, ya que se dieron tras la publicación de los Facebook Papers a comienzos de esta semana. Recordemos que la Comisión Europea ya tiene en marcha una investigación contra Facebook por posible abuso en el uso de datos; sin embargo la política danesa considera que no es suficiente y que se necesitan "regulaciones más estrictas".

"Si nos mantenemos unidos, podemos hacer cambios reales. Solo lograr que Facebook evalúe el riesgo que puede representar para la salud mental de los jóvenes, y tener personas externas que analicen esa valoración para ver si las cosas se han corregido, sería un paso adelante importante", dijo Vestager.

Acciones rápidas contra Facebook

La comisaria de Competencia aprovechó la ocasión para —sutilmente— remarcar la importancia y la necesidad de la Ley de Servicios Digitales. Recordemos que la misma aún debe recibir la aprobación del Parlamento Europeo, que se daría recién para la primavera del año próximo. Según Margrethe Vestager, dicha legislación está preparada para mantener un balance entre la libertad de expresión y la necesidad de "erradicar lo que ya es ilegal fuera de línea"; en este último caso, hizo referencia explícita a la incitación a la violencia.

Tengamos en cuenta que en los recientes Facebook Papers se expuso la falta de acción de la red social para detectar y erradicar el discurso de odio en su plataforma. De acuerdo con los documentos filtrados, la compañía es consciente de que no cuenta con suficientes moderadores locales, ni con una IA optimizada en muchos idiomas, para evitar la viralización de contenido que deriva en situaciones de violencia real en países como Etiopía, Myanmar, Irán y Afganistán, entre otros.

Además, la compañía reconoció internamente que solo ha eliminado el 5% del contenido de odio en las publicaciones de sus usuarios; porcentaje que contrasta con lo dicho por Mark Zuckerberg frente al Congreso estadounidense. Allí, el CEO de la empresa afirmó que la plataforma ha removido "el 94% del discurso de odio que ha encontrado".

Verstager sabe que la regulación de la red social no será rápida

La funcionaria le manifestó a DW que sabe que cualquier batalla legal con Facebook será interminable. "Nos llevaría a los tribunales durante años y no tendría fin", aseveró la responsable de Competencia de la Comisión Europea. Y por ello propone "tomar acciones ahora para que las cosas cambien" y que Facebook se haga responsable "de los daños que ha causado".

Sin dudas, Verstager ha encendido una nueva mecha cuando Facebook atraviesa la que algunos consideran como la peor crisis en su historia. Por lo pronto, en Europa parece que no quieren desaprovechar la oportunidad de aplicar una presión aún mayor a la red social.