Chapelwaite, es la nueva serie que acaba de llegar por sorpresa a HBO Max España con sus cuatro primeros capítulos, es una combinación curiosa. Por un lado, es un spin off a toda regla de El Misterio de Salem’s Lot, la célebre novela de vampiros de Stephen King . Por el otro, es una reunificación acertada y brillante del género del terror llevada a un nivel especialmente íntimo y sentido. También es un recorrido interesante por varios relatos de Stephen King; la serie combina al menos dos narraciones con relación con el tétrico pueblo ficticio de Main. 

El resultado de un experimento semejante da para todos los gustos, pero algo sí está claro: se trata de un ambicioso mosaico narrativo que logra captar lo esencial de las obras de King, además de dotar a la historia central de un aire independiente. Todo un logro en un año en que varios intentos por adaptar la obra de uno de los escritores más exitosos del ámbito norteamericano han resultado fallidos. La historia de Lisey de Apple TV+ resultó una mirada inconclusa, confusa y sin verdadera sustancia que decepcionó a los devotos lectores del libro. También la esperada The Stand fue un fracaso en todos los niveles a pesar de su interesante elenco y de un final escrito por King especialmente para la obra televisiva. 

No obstante, Chapelwaite es una mirada mucho más acertada a la obra de King de lo que podría suponerse. En especial, si se tiene en cuenta que no narra una historia del escritor, sino que se ambienta en uno de sus universos predilectos. El pueblo de Jerusalem Lot se ha hecho famoso en la literatura y en el cine, es una estructura tétrica y gótica a una dimensión extraordinaria. King dotó a la premisa de un pueblo norteamericano convertido en un coto de caza de vampiros, en una versión sobre el miedo y el misterio de inédito poder. Mucho más, a medida que varios relatos cortos del escritor comenzaron a coincidir con la oscura tragedia de Salem’s Lot. 

Chapelwaite es el intento más estructurado de englobar los sucesos previos a lo ocurrido en la novela central. También unir los hilos narrativos de los cuentos. Se trata de un argumento compacto y singular, que bebe de varias fuentes distintas. A la vez, se sostiene sobre la mirada universal de King sobre el miedo. Más allá del planteamiento de King sobre los vampiros o cierto horror lovecraftiano a la periferia, Chapelwaite es una historia sobre personajes. Una que asimila la raíz esencial de la obra de King sobre trasladar viejas leyendas de horror a un escenario reconocible.

Con una cuidada y preciosista puesta en escena, Chapelwaite es un recorrido a través de la oscuridad. Pero también, una cuidadosa mirada a las aristas de los terrorífico desde lo humano. Una combinación brillante que hace de la serie una mirada brillante sobre varios géneros distintos a la vez. 

Date de alta en HBO Max y tendrás acceso a las mejores series y películas exclusivas como The Wire, Los Soprano o Juego de Tronos. Incluye todo el catálogo de Warner, los clásicos de Cartoon Network y los grandes estrenos como Matrix y Dune.

El miedo, la sangre derramada, el sufrimiento humano 

Chapelwaite tiene una evidente relación con el gótico romántico, por lo que no es casual que se ambiente en el Maine de 1850. La condición sobre el horror y la oscuridad, está supeditada al hecho de un viejo mal primigenio. Pero también, al sufrimiento humano matizado en varios estratos sobre el duelo, la búsqueda de la inmortalidad y la necesidad de entender lo sobrenatural. 

Ya en El Misterio de Salem’s Lot, Stephen King había dejado entrever que el pueblo centro de toda la trama, tenía una herencia siniestra. Chapelwaite lo confirma y lo lleva a un nivel menos abstracto. En específico, la serie está vinculada directamente a la percepción de la muerte y los horrores de ultratumba. Desde su impactante y dolorosa escena, Chapelwaite enlaza la concepción sobre la incertidumbre con algo más monstruoso y doloroso. Una y otra vez, la serie volverá a mostrar la dureza de la muerte — su inevitabilidad — hasta convertir la idea en algo retorcido. Y es esa cualidad, la mezcla espeluznante de la oscuridad espiritual con lo que habita en las sombras, lo que hace de Chapelwaite un triunfo.

La serie no es solo un relato de horror acerca de los orígenes más distantes de los sucesos de Jerusalem Lot. También es una visión concentrada, analítica y brillante sobre los terrores intelectuales y emocionales de su personaje. Una mirada semejante al miedo, entraña varias capas de significado. Y Chapelwaite las recorre todas y las vincula el argumento central con otras tantas visiones sobre el terror. Con un estilo limpio, un guion que se toma con cuidado la reconstrucción de la mitología de King, la serie tiene mucho de homenaje. 

Lo que en su oportunidad trató de construir Castlerock de HULU sin lograrlo — un núcleo unificado de las historias de King — Chapelwaite lo hace con soltura. La serie tiene un tono y un ritmo que se muestra desde sus primeras escenas y que conserva en cada capítulo. Si algo hay que agradecer a esta ambiciosa producción, es su mirada segura y precisa sobre una obra literaria de envergadura. El terror tiene sus propias pautas en el universo de King y Chapelwaite las lleva todas a la pantalla grande. 

Chapelwaite: un misterio dentro de un misterio

La mansión Chapelwaite ha formado parte de varios relatos de Stephen King. También el personaje de Charles Boone, interpretado en la serie por Adrien Brody. De una manera u otra, tanto la casa como Boone, forman parte de un derivado de las historias del escritor, emparentadas directamente con lo lovecraftiano. 

Chapelwaite toma la decisión de unir y justificar todas las líneas hasta crear una percepción profunda sobre los misterios. Ya sean los que surgen del la tierra como los emparentados con la oscuridad, Chapelwaite es una serie que rinde tributo a King. A la vez, hay un comentario social interesante en el argumento que no pasa desapercibido en la concepción de los monstruos con rostro humano. 

Si algo hay que agradecer a Chapelwaite es revitalizar el género de terror y los vampiros con inusitada elegancia. Misa de Medianoche de Mike Flanagan fue criticada por su incapacidad de mezclar premisas sobre la muerte y el dolor. Chapelwaite, mucho más amplia, potente y siniestra, no solo lo hace, sino que prescinde de cualquier elemento intelectual. Hay algo definitivamente irracional en la forma en que la serie muestra lo monstruoso. Y esa su mayor y más potente dimensión.