Los escándalos de Bill Gates durante su longeva trayectoria al frente de Microsoft no dejan de salir a la luz. El pasado mayo, The Wall Street Journal destapó una supuesta relación extramatrimonial que el antiguo CEO de Microsoft sostuvo con una empleada hace más de 20 años. Ahora, el mismo medio expone cómo algunos directivos del gigante tecnológico frenaron a Gates de seguir escribiendo emails inapropiados a otra mujer.

El reporte menciona que, en 2007, cuando Bill Gates todavía era presidente del consejo de la empresa responsable de Windows, sostuvo conversaciones inapropiadas con una empleada a través de emails. Evidentemente, en aquel entonces, Gates todavía estaba casado. A menos que vivas en una cueva, sabrás que la pareja filántropa se divorció oficialmente durante agosto tras 27 años de matrimonio. De hecho, el propio Gates reconoció ser culpable, si bien no tocó el tema de infidelidad.

Volviendo al tema… Para sorpresa de Bill Gates, en Microsoft descubrieron los correos y tuvo que enfrentar a dos directivos. Nos referimos a Brad Smith y Lisa Brummel, quienes se desempeñaban como asesor legal y jefa de personal, respectivamente. Tras aceptar aceptar que los correos electrónicos eran reales, los directivos le pidieron que se detuviera.

Al tratarse de un tema tan delicado, Smith y Drummer informaron de la situación a la junta directiva. Esta, sin embargo, decidió no tomar ninguna acción porque no hubo interacción física entre Bill Gates y la empleada. El tema, por consiguiente, se dio por finalizado. Según The Wall Street Journal, Microsoft se habría enterado de los correos hasta 2008 y la empleada no presentó ninguna acusación.

The Verge contactó a Microsoft para obtener una postura oficial de la compañía en relación al reporte del WSJ. Los de Redmond, por su parte, reconocieron que la información es verídica. No obstante, el equipo de comunicación de Bill Gates respondió todo lo contrario: "Estas afirmaciones son rumores falsos, reciclados de fuentes que no tienen conocimiento directo y, en algunos casos, tienen importantes conflictos de interés". Desde luego, esta historia todavía está lejos de terminar.