Existe mucha expectativa en la comunidad gamer por Assassin's Creed Infinity, la nueva propuesta de Ubisoft. La compañía confirmó en julio que el juego ya se encuentra en desarrollo, y volvió a referirse al mismo durante la presentación de ganancias del segundo trimestre de 2021 ante sus inversores. Sin dudas, el dato llamativo es que la compañía confirmó que el título no será gratuito, echando por tierra una de las especulaciones más fuertes del último año.

Vale destacar que dicho rumor había sido alimentado por la propia Ubisoft, que en mayo informó que planeaba cambiar su estrategia para lanzar juegos free to play basados en sus principales franquicias. Además, cuando se anunció Assassin's Creed Infinity, surgieron reportes de que sería un juego como servicio, al estilo Fornite y GTA Online. Sin embargo, ahora parece que el rumbo de este título podría ser diferente.

"No será un juego gratuito, y tendrá muchos elementos narrativos. Será muy innovador, pero tendrá lo que los jugadores ya conocen de todos los juegos de Assassin's Creed, todos los elementos que les encantan desde los comienzos. Va a ser un juego enorme, pero con muchos elementos que ya existen en los juegos que publicamos en el pasado", aseguró Yves Guillemot, CEO de Ubisoft.

'Assassin's Creed Infinity', entre la expectativa y las polémicas

Más allá de las declaraciones del directivo, aún se sabe muy poco con respecto a Assassin's Creed Infinity. Además, el jefe de finanzas del estudio, Frédérick Duguet, indicó que todavía se encuentra en una etapa de desarrollo muy temprana; y si bien no se han hecho públicos los plazos, los rumores de los últimos meses apuntan a verlo recién en 2024.

En cuanto a la premisa de este desarrollo, los trascendidos apuntan a una propuesta completamente en línea. La misma podría abarcar distintos períodos históricos, evolucionando entre los mismos según el paso del tiempo.

Entre los pocos datos certeros de Assassin's Creed Infinity, se sabe que el desarrollo lo realizan en conjunto los estudios de Ubisoft en Quebec y Montreal. La compañía tomó esta decisión para que las oficinas firmen la paz, tomando en cuenta la escalada en la rivalidad entre ambas.

Pero además, el desarrollo del juego se habría visto afectado por las denuncias de racismo, sexismo y acoso sexual que se conocieron durante el 2020. De hecho, la salida de varios empleados por este tema habría impactado en los plazos de varios proyectos, entre ellos Assassin's Creed Infinity.