Apple trabaja en una tecnología capaz de integrar los controles del vehículo en CarPlay, según ha podido conocer Bloomberg. Se trata de una función similar a lo que ofrece Android Automotive, el sistema de Google para el coche. Esta novedad evitará que los conductores tengan que alternar entre el sistema del fabricante y CarPlay siempre que quieran acceder a algún ajuste del propio automóvil.

Sería posible, por lo tanto, controlar el aire acondicionado, la posición de los asientos, la radio, o los ajustes de audio de los altavoces del coche. Todo ello desde el propio sistema operativo de Apple. La integración con CarPlay, ademas, permitiría mostrar información relevante, como la temperatura y la humedad exterior e interior. También los detalles del velocímetro, tacómetro y carburante o autonomía.

El proyecto, llamado "IronHeart", se encuentra en las primeras fases de desarrollo, por lo que no parece ser una característica que este disponible pronto. La citada fuente, además, destaca que también será necesaria la cooperación de los fabricantes de automóviles, quienes podrán crear nuevas aplicaciones o "agregar funciones a las ya existentes".

CarPlay será la alternativa a Android Automotive

Actualmente, CarPlay permite acceder a información relevante desde la pantalla inteligente del coche. Para ello, es necesario sincronizar un iPhone mediante cable o de forma inalámbrica, dado a que es el iPhone quien compatibiliza las aplicaciones y transfiere la información, como las notificaciones, biblioteca de música etc. Se desconoce, por el momento, si con esta novedad CarPlay llegará integrado en el propio vehículo, tal y como sucede con Android Automotive. Característica que permitirá prescindir de un iPhone conectado para acceder a apps como Apple Music, Mapas o Siri.

El sistema operativo de Google, que cada vez estará presente en más automóviles, ofrece lo mismo que Apple pretende llevar a CarPlay: una integración con los controles del coche. En este caso, y a diferencia de Android Auto, Automotive se incluye en el propio vehículo. Es decir, no necesita un smartphone para que pueda funcionar, aunque sí puede sincronizarse para recibir las notificaciones o llamadas durante la conducción. Pese a no necesitar un móvil, también es posible acceder a las apps y servicios de la compañía. Entre ellos, Google Maps o Google Assistant.

Habrá que esperar para ver cómo avanza el proyecto de Apple que, sin duda, será una interesante alternativa a Android Automotive.