Janneke Parrish, ahora ex empleada de Apple y quien fuera una de las principales líderes del movimiento #AppleToo, fue despedida por la compañía de Cupertino. Según la información de The Verge, Parrish perdió su trabajo por borrar archivos de sus dispositivos de trabajo. Estos archivos, aparentemente, formaban parte de una investigación interna. La compañía considera este tipo de comportamientos como un incumplimiento a sus normas, pues habría obstaculizado el desarrollo de dicha investigación.

Entre los archivos que Parrish eliminó se encuentran aplicaciones como Google Drive, Robinhood y Pokémon Go. Evidentemente, la decisión de Apple ha causado controversia internamente. El citado medio agrega que algunos empleados consideran que esto es una represalia hacia la ex empleada por haber formado parte de la organización de #AppleToo.

El movimiento, que inició en agosto de este mismo año, destapó algunas experiencias de discriminación, tratos indebidos y acoso sexual al interior de la empresa, situación que ha perjudicado la imagen de una de las tecnológicas más importantes del mundo. Una buena parte de las acusaciones se han compartido a través de @AppleLaborers, desde la cual enlazan a las publicaciones que los empleados han realizado en plataformas como Medium. Otros han preferido atender entrevistas en medios locales.

Los problemas internos de Apple más allá de #AppleToo

Lo cierto es que esta no es la primera vez que Apple se ve envuelta en una problemática interna. Sin ir más lejos, en septiembre despidieron a Ashley Gjøvik, quien fue acusada de filtrar información confidencial. Se sabe que los de Cupertino tienen un problema grave para mantener en secreto cierta información. Alguna relacionada con productos que todavía no ven la luz, y otra que expone los comunicados "privados" que circulan al interior de la empresa.

A finales de septiembre se filtró un correo eléctrico en el que Tim Cook, CEO de Apple, informó a los empleados que se encuentran trabajando para identificar a los responsables de las filtraciones. "Como saben, no toleramos la divulgación de información confidencial, sea la propiedad intelectual de un producto o detalles de una reunión confidencial. Sabemos que los filtradores constituyen un pequeño número de personas. También sabemos que las personas que filtran información confidencial no pertenecen aquí", mencionó el directivo.