Desde que Windows 11 se presentó ante el público, nos hemos encontrado con una lista larguísima de críticas a los requisitos para su instalación. Microsoft ha hecho tantos cambios en relación a este tema, que reina la confusión. Pero sin dudas, uno de los puntos más polémicos está relacionado con la obligatoriedad de contar con Secure Boot activado y TPM 2.0. Y este requerimiento, también se extendería a los videojuegos. A algunos de ellos, al menos. Por ejemplo, Valorant sería uno de los títulos que no se podría ejecutar si no se cumplen dichas características.

Según Windows Latest, la limitación se relacionaría con un cambio realizado recientemente sobre el sistema antitrampas Vanguard. Al parecer, los desarrolladores de Riot Games actualizaron la plataforma anti-cheat para imponer el uso de TPM 2.0 y Secure Boot en Windows 11. De esta manera, entonces, los ordenadores que no cumplan con estos requisitos no podrían volver a ejecutar Valorant.

En los últimos días, los usuarios de las versiones tempranas de Windows 11 -específicamente de las últimas versiones lanzadas en los canales beta y de desarrollo- informaron en redes sociales sobre la aparición de una advertencia al tratar de ejecutar el shooter. "Esta compilación de Vanguard requiere TPM versión 2.0 y Secure Boot activado para poder jugar", indica el cartel.

De hecho, desde la cuenta en Twitter de Windows Insider han clarificado que dicha notificación es propia del sistema antitrampas, y no del sistema operativo. Por lo pronto, los desarrolladores de Valorant no han hecho referencia pública a este tema, pero puede ser un duro golpe para los jugadores que piensan pasarse a Windows 11, aunque su PC no cumpla los requisitos mínimos.

Recordemos que Microsoft permitirá que su nuevo sistema se instale en "hardware no soportado", pero el proceso deberá hacerse obligatoriamente a través de una ISO, y no mediante Windows Update. Además, quienes accedan a esta posibilidad no recibirían actualizaciones de seguridad y controladores.

Valorant seguiría ejecutándose sin problemas en Windows 10

Según Windows Latest, la imposición de TPM 2.0 y Secure Boot activado para jugar a Valorant afectaría solamente a los PC que utilicen Windows 11. En Windows 10, el juego continuaría funcionando sin mayores inconvenientes.

También hay que ver qué sucede con otros juegos que también utilizan sistemas antitrampa. Si se vuelve una norma la imposición de requisitos específicos para Windows 11, es posible que la medida no sea bien recibida por la comunidad de jugadores. Estaremos atentos a cualquier novedad, por supuesto.