Twitter tendría en mente incorporar nuevas opciones de privacidad, con el fin de que los usuarios obtengan un mayor control sobre sus cuentas y publicaciones. Según Bloomberg, habría varias herramientas en carpeta, en distintos niveles de desarrollo. Todas estarían pensadas para que las personas puedan "gestionar su reputación e identidad" en la red social.

Una de las características que Twitter analiza incorporar permitiría archivar tuits antiguos para que ya no sean visibles públicamente. Aparentemente, esta función todavía está en una fase de concepto y no se sabe cuándo podría estar disponible, si es que la plataforma decide avanzar en su implementación.

Sin embargo, se trata de una iniciativa interesante. De acuerdo con el informe, los tuits en cuestión seguirían siendo visibles para el autor, pero no para el resto de los usuarios. Twitter estudiaría permitir que las cuentas puedan ocultar automáticamente los tuits cuando se cumplan 30, 60, 90, o 365 días desde su publicación.

La idea de ocultar tuits antiguos provoca distintas lecturas pero, principalmente, plantea un dilema sobre la responsabilidad con la que cada uno publica en la web. Archivar cierto contenido ayudaría a las personas que, por ejemplo, buscan empleo y temen que aparezca algo en sus tuits antiguos que, por ridículo o inmaduro que sea, los perjudique. Pero también facilitaría que un dirigente político, o un aspirante a un cargo público, escape de publicaciones polémicas o contradictorias sin atenerse a las consecuencias de sus dichos o actos. Sería interesante conocer cómo se analiza esto dentro de Twitter.

Twitter tendría en carpeta varias opciones de 'privacidad social'

Más allá de analizar la posibilidad de ocultar tuits, Twitter pronto comenzaría a probar otras herramientas ligadas a la privacidad. A partir de septiembre, los usuarios de la red social podrían comenzar a editar su lista de seguidores; de esta manera podrían liberarse de ciertas cuentas sin necesidad de bloquearlas.

Otra característica permitiría ocultar a qué tuits se les da "Me Gusta", para que ya no aparezcan en el timeline. En este caso, las personas podrían limitar la visibilidad de esta información; así, podrían indicar que los likes sean visibles para todos, para sus seguidores, o para grupos específicos.

Por último, Twitter lanzaría una opción para que los usuarios puedan salirse de una conversación pública. Esto implicaría que las cuentas "arrobadas" en una publicación puedan deshacer dicha mención, independientemente de cuál sea el motivo. Esta característica ya se ha mostrado públicamente y, según Bloomberg, la red social comenzaría a probarla a fin de año.