Ahora que más del 70% de la población española está vacunada, volvemos a mirar las reinfecciones con cautela. Sabemos que son posibles; pero son casos muy raros. De hecho, no comenzamos a ver personas con reinfección de COVID-19 hasta pasado casi un año desde que comenzó la pandemia. Eso no quita que se estén produciendo y que haya que tener cuidado; como también tenemos que prevenir los contagios a pesar de tener las pautas completas de la vacuna del coronavirus. Pero ¿qué está pasando exactamente con las reinfecciones por el coronavirus en España?

En los últimos meses hemos visto muchos más contagios, a pesar de las vacunas contra el SARS-CoV-2; pero también muchos menos fallecidos, también gracias a las inyecciones. Debido a que el virus se ha estado transmitiendo más, con diferentes variantes, eso implica que se han estado produciendo reinfecciones de COVID-19. Algunas de estas reinfecciones están confirmadas; otras entran dentro de las categorías de "posibles" o "probables", tal y como explican desde eldiario.es.

Solo el 8% de los casos catalogados como reinfecciones de COVID-19 sabemos que lo son sin ninguna duda

Pero miremos los datos. Entre mayo y septiembre de este año ha habido 1.300.000 casos de COVID-19. De ellos tan solo hay 9.082 casos que pueden ser reinfecciones de COVID-19. Algunos, como decíamos, sí están confirmados: 729 de estos pacientes tienen confirmado el diagnóstico de reinfección por este coronavirus. Es decir, solo el 8% de los casos catalogados como reinfecciones sabemos que lo son sin ninguna duda. Por otra parte, el 77,3% de los casos son "probables" frente a solo el 14,7% de los "posibles". No obstante, seguimos hablando de un proceso que, por el momento, es menos del 1% de los casos diagnosticados. Por lo que no deberíamos estar preocupados; aunque sí tomar medidas de prevención aunque hayamos pasado con anterioridad la COVID-19.

¿Cómo saber si es una reinfección de COVID-19?

Para saber si son o no reinfecciones de COVID-19 hay que tener en cuenta varios factores. El primero, que la persona se haya recuperado de la COVID-19 y, tras esto, haya vuelto a estar enfermo por el virus. Por lo que se está viendo, las nuevas reinfecciones son ante variantes distintas del coronavirus (no confundir con cepas, ya que no son lo mismo). Es decir, una persona que ya ha pasado la variante alfa, por poner un ejemplo, sería difícil que volviera a presentar síntomas al entrar en contacto con la misma variante; pero sí podría enfermar si se contagia con la delta. Incluso tener síntomas. También se está viendo que las personas reinfectadas, por lo general, pasan la COVID-19 por segunda vez de manera asintomática o con síntomas muy leves.

Pero saber si hay reinfección de COVID-19 no es fácil. Hay que tener en cuenta que muchas personas cayeron enfermas al principio de la pandemia; cuando todavía no se hacían pruebas diagnósticas. Por eso es complicado saber con exactitud cuántas reinfecciones reales hay. No obstante, con los datos que tenemos en la mano, sí sabemos que son menos del 1% de los casos. Por tanto, si no aparece una variante que produzca más reinfecciones de COVID-19, por el momento podemos estar tranquilos.