Está cercano a ser el nuevo unicornio del mercado tecnológico en España junto a Glovo y Cabify, pero con menos jaleo de por medio. Factorial, que ha superado la ola del coronavirus totalmente a su favor, ya puede decir que está cerca del Olimpo de las startups españolas. La plataforma de gestión de recursos humanos para pequeñas y medianas empresas acaba de anunciar una nueva ronda Serie B de 80 millones de dólares (algo menos de 70 millones de euros) de la mano de Tiger Global Management. Uno de los fondos más prolíficos y activos del momento.

Esta operación, que muy posiblemente ocupe el primer lugar en las cerradas en un 2021 que ya está siendo récord en financiaciones e importes, viene casi inmediatamente después de la operación de 2020.

Con los fondos logrados, Factorial se centrará en el crecimiento de su equipo para alimentar la plataforma. Así como comenzar una expansión seria y firme por Estados Unidos o Brasil.

En abril de 2020, junto en mitad del confinamiento más duro, Factorial anunciaba una Serie A de 15 millones de euros. Si bien es cierto que la gestión de la financiación comenzó antes de la pandemia, la necesidad de la gestión online de equipos de trabajo confirmó el éxito de la operación. Si el crecimiento de la empresa había sido lento y dispar, la pandemia por coronavirus confirmó la máxima de Factorial. Habían dado con la tecla de la gestión de software de recursos humanos en el momento indicado.

Más allá de Factorial, Tiger marca tendencia

Fue precisamente esa operación la que gestó la que ahora cierra la plataforma de recursos humanos. Según explica Jordi Romero a El Confidencial, fundador de Factorial, fue Tiger Global Management el que se dirigió a la compañía. Justo después de su Serie A y con la firme intención de aportar más capital. Algo más de un año después, Tiger ha logrado su objetivo.

Y es que Tiger suele lograr lo que quiere, al menos en los últimos meses. El fondo afincado en Nueva York se está posicionado como uno de los más agresivos del momento. Tanto en la búsqueda de compañías en las que depositar su confianza, como en los procesos posteriores. Quizá el hecho de estar lejos de mundo emprendedor de Silicon Valley ha conformado su estrategia a lo largo de los años.

No está claro si será la estrategia con Factorial, pero son conocidos por invertir para sacar a bolsa en pocos años, también por no seguir los procesos pautados. Si una ronda de financiación puede alargarse meses entre unos documentos y otros, Tiger se salta la pauta. Si quieren invertir les dará igual lo que digan las cifras. Además de que también invertirán más capital que el resto de su competencia, lo que tumba a una competencia cada vez más comedida con las cifras.

En cualquier caso, Tiger cuenta con un historia muy largo. Según datos de Crunchbase, el fondo ha cerrado 683 inversiones, de las cuales ha liderado casi 400 –por supuesto, esta de Factorial es una de ellas–. Solo en lo que llevamos de año, Tiger ha cerrado acuerdos con casi 200 de ellas y con cifras que se miden en millones para cada una de ellas.

En cuanto a los exits, Tiger tampoco se queda corto: 104. Entre los que podemos encontrar a Coinbase, Peloton, Square o incluso Facebook.