La precuela de la saga Los Juegos del Hambre podría llegar al cine en 2023. La productora Lionsgate está trabajando duro para que The Ballad of Songbirds and Snakes llegue a la pantalla grande lo más pronto posible. 

Según informó Joe Drake, presidente de la división cinematográfica de la productora, la adaptación comenzó su preproducción este año. Lo anterior significa que lo más probable es que su producción y posterior filmación comiencen a mediados del 2022

Lionsgate planea estrenar la película, basada en el libro homónimo de Suzanne Collins, como un film independiente a la secuela. En 2020, incluso antes de su publicación oficial, Lionsgate anunció sus intenciones de adaptar la historia. 

Pero a diferencia de la exitosa franquicia cinematográfica, la intención es crear una película independiente que pueda funcionar sin depender del resto de la historia. También tendrá como salvedad, igual que en en la novela, el hecho que relatará la historia del malvado Presidente Snow. La premisa permite no solo que el argumento pueda permitir una nueva visión del universo. También, que profundice en algo más que el nudo central del resto de la franquicia: la supervivencia a un régimen dictatorial. 

The Ballad of Songbirds and Snakes está ambientada 64 años antes de la trilogía original. Pero en un giro ingenioso, Collins tomó a su villano más emblemático y recorrió su vida desde una mirada distinta. En la historia, Snow ya es el mentor de un tributo femenino del Distrito 12. Es el que llevará su entrenamiento con vistas a la celebración del décimo aniversario de los Juegos del Hambre. 

De hecho, el libro comienza durante la mañana de la cosecha, un evento que los fanáticos de Los Juegos del Hambre conocen muy bien. Pero en lugar de ser la narración de una de las víctimas, ahora lo será desde un punto de vista privilegiado. La novedad convirtió el libro en un éxito e hizo que los lectores se replantearan toda la información que, hasta ahora, tenían sobre Snow. 

The Ballad of Songbirds and Snakes, una vuelta de tuerca al mal

Lionsgate anunció que Francis Lawrence, que estuvo a cargo de tres de las cuatro películas de la saga, volverá a la silla del director. Queda claro, entonces, que tratan recrear de nuevo el universo de la franquicia. Al menos en una versión más amplia y mucho más profunda de lo que pudo lograr la saga previa. 

Toda la premisa de The Ballad of Songbirds and Snakes obedece a la percepción de un recorrido meticuloso por el mundo de Collins. “Vemos la evolución de Snow y eso es interesante. Pero para mí, la parte más interesante fue ver la evolución de Panem y ver los Juegos del Hambre en su décimo año y ver cuán rudimentarios eran”, dijo el editor David Levithan el año pasado. 

El responsable de la publicación del libro insistió que no se trataba de una nueva parte de la historia conocida, sino otra más siniestra. “Cuando los ves en la trilogía, llegas a una conclusión inevitable. Los Juegos del Hambre es algo malvado y punitivo. Pero ver las fuerzas que lo impulsaron a existir, eso fue fascinante para mí. Hay lecciones que aprender sobre sobre la naturaleza humana y sobre sociedades y gobiernos que realmente haríamos bien en escuchar “.

“Al principio, todo el mundo pensó que iba a ser la historia de un ángel caído, que Snow iba a ser un héroe y luego pasa algo y se vuelve malo”, agregó Levithan. “Lo que Suzanne muestra es que es mucho más complicado que eso. Su personalidad era la que era, pero eran fuerzas externas las que amplifican las partes de quién eres o te ayudan a ir en una dirección diferente. Ves un tira y afloja en este libro”.

Una mirada adulta a una historia inquietante

Para Lionsgate, también se trata de brindar un tono adulto a su franquicia más rentable. En Los Juegos del Hambre, la percepción sobre el miedo desde una óptica juvenil y reaccionaria, lo era todo. Sin embargo, The Ballad of Songbirds and Snakes promete ser un híbrido entre la ciencia ficción especulativa, la distopía y una crítica disfrazada de tragedia. 


Hasta ahora, se consideró a Suzanne Collins como parte del fenómeno de la ciencia ficción y fantasía adolescente. Pero The Ballad of Songbirds and Snakes deja claro que la autora evolucionó hacia un tipo de análisis y reflexión filosófica. Lo mismo su cruel presidente Snow, convertido en el símbolo de un tipo de mal contemporáneo. Algo que la futura película intentará captar en toda su profundidad.