La venta de test de antígenos en las farmacias españolas ha llegado en un momento en que buena parte de la población adulta se encuentra totalmente vacunada. Incluso algunos adolescentes y niños mayores de 12 años tienen ya al menos una dosis. Pero todavía quedan bastantes personas que no han recibido la pauta completa de alguna de las vacunas del coronavirus. Y, como consecuencia, pueden surgir algunas dudas.

Por ejemplo, si la vacuna nos introduce de un modo u otro antígenos virales, ¿no daría positivo el test si nos lo realizamos inmediatamente?

Esta es una duda que ha cruzado la mente de muchas personas a la hora de realizarse uno de estos test. Sin embargo, hay dos sencillas razones por las que la vacuna no invalida los resultados de la prueba: el modo en que se toman las muestras y la proteína empleada.

Así funcionan las vacunas del coronavirus y los test de antígenos

Antes de empezar, vale la pena recordar cómo funcionan los dos inventos de los que hablamos. Por un lado, las vacunas del coronavirus llevan de un modo u otro una proteína viral a nuestras células, de modo que el sistema inmunitario genere defensas contra ella. Así, en caso de que se dé una infección real, ya estará preparado para combatirla.

Las vacunas hacen que nuestras células fabriquen de un modo y otro una proteína del virus

En la actualidad, en España las dos vacunas que más se están administrando son las de Pfizer y Moderna, ambas de ARN mensajero. Estas contienen la molécula que lleva las instrucciones para que las fábricas de proteínas celulares, llamadas ribosomas, fabriquen la proteína S del virus. La de AstraZeneca, que se administró al principio de la vacunación a personal esencial y personas de entre 60 y 70 años, no introduce el ARN mensajero, sino el gen que codifica para una proteína viral. Por lo tanto, será la maquinaria celular de la persona vacunada la que tendrá que obtener el ARN mensajero y, de ahí, nuevamente la proteína. Muy similar es el funcionamiento de la vacuna de una sola dosis de Janssen.

Ahora bien, ¿qué es lo que hacen los test de antígenos que podemos adquirir en las farmacias? Básicamente, detectan la presencia de determinadas proteínas del coronavirus en nuestras células. Eso podría llevarnos a pensar que, efectivamente, si nos hemos vacunado el autotest, o incluso un test de laboratorio, podrían arrojar resultados erróneos. Sin embargo, hay un motivo por el que podemos recurrir de forma seguida a ambas herramientas sin ningún problema.

Muestra nasal y tipo de proteína

Los test de antígenos, al igual que la PCR, detectan la presencia del coronavirus en su puerta de entrada al organismo.

De momento no hay disponible para su administración ninguna vacuna nasal

Se sabe que puede introducirse por las mucosas, especialmente la nariz y la garganta. Por ese motivo, las muestras para cualquiera de estas pruebas se recogen de estas zonas. Lo más común, si la prueba nos la va a realizar un laboratorio o un profesional sanitario, es que se haga un hisopado nasofaríngeo. Este es el famoso procedimiento por el que se introduce un palito, llamado hisopo, por la nariz y se conduce hasta la garganta, donde se dan unas vueltecitas para recoger las células sobre las que se realizará el test. 

Llegar hasta ahí no es fácil. Es necesario que lo haga personal cualificado. Por eso, los autotest de farmacia están preparados para que podamos recoger la muestra nosotros mismos, introduciendo el hisopo solo en la nariz, sin llegar al fondo.

Sea como sea, seguimos hablando de la entrada del virus. No obstante, en el caso de las vacunas del coronavirus, la proteína viral no se introduce a través de las mucosas, sino que se inyecta por vía intramuscular. Así se consigue una acción sistémica, en todo el organismo. Pero no en las mucosas.

De hecho, esta es también una de las causas por las que las personas vacunadas pueden seguir contagiándose y contagiando, ya que la respuesta inmunitaria no se generará justo en las mucosas por las que el virus hace acto de presencia. La cosa cambiará cuando dispongamos de vacunas nasales, como la que está preparando el equipo de Luis Enjuanes, Isabel Sola y Sonia Zúñiga, en España. Pero, de momento, es lo que tenemos.

Y esto no es todo. Hay otra cosa más por las que ambas herramientas no interfieren. Y es que, mientras que las vacunas introducen en nuestro organismo la proteína S del coronavirus, generalmente los test de antígenos detectan otra, la proteína N. 

Por lo tanto, no hay problema. Si necesitamos hacernos un test de antígenos convencional o un autotest de farmacia no habrá problema por habernos vacunado antes. Si es positivo, será porque hay infección. Las vacunas del coronavirus no influyen en el resultado, como tampoco lo hacen en el de la PCR.