¿Qué pasaría si…? ha traído a Disney Plus una de las visiones del Universo Cinematográfico de Marvel que más se apegan a los cómics: esos universos paralelos en los que se juega con ideas que pueden parecer tan locas como sugerentes… o en ocasiones dramáticas.

Al hilo del estreno de la nueva serie de animación de Marvel Studios, hemos querido tomar su idea par hacernos una pregunta: ¿qué habría pasado si nunca se hubiese desarrollado el Universo Cinematográfico de Marvel?

Con 24 películas estrenadas, seis de ellas entre las 20 con mayores recaudaciones de la historia del cine, el Universo Cinematográfico de Marvel es la franquicia más taquillera y un impulsor cultural del género de los superhéroes a escala global.

Lo cierto es que aunque hoy esta pregunta nos pueda parecer algo descabellada, estuvimos muy cerca de que nunca existieran las primeras películas de Marvel, que ya supusieron un milagro en sí mismo.

Un mundo sin el Universo Cinematográfico de Marvel estuvo muy cerca

Es conocido que Marvel, la todavía solo editorial, pasó por una importantísima crisis en los 90 que casi le lleva al colapso. Eso le llevó a desprenderse de buena parte de los derechos de sus personajes para el cine, lo que acabó dando como resultado las primeras película de X-Men o el Spider-Man de Sam Raimi.

Estrena tu suscripción anual con el estreno de lo nuevo de Marvel

Ver ahora en Disney+

Este es un breve cronograma de ese desmembramiento:

  • En 1993 vendió a FOX los derechos de los X-Men y sus personajes adheridos.
  • FOX también se hizo con Los 4 Fantásticos gracias a la absorción de Constantine Films, una pequeña productora que llegó a realizar una pésima película solo con el objetivo de mantener los derechos en su propiedad.
  • Sony se hacía con los derechos de Spider-Man en 1998, lo que daría pie a la serie de Sam Raimi y el reboot posterior con Marc Webb y Andrew Garfield.
  • A Universal se le cedían los derechos de explotación conjunta de Hulk o Namor.
  • Lionsgate, por su parte se quedó con los derechos de Man-Thing

Además de esto, Marvel Films, la antecesora de la actual Marvel Studios, se formó también en la década de los 90. Pero no para hacer películas, sino para vender estos derechos y mantener en algunos de ellos ciertas decisiones editoriales. De allí salieron acuerdos de distribución que dieron lugar a películas como Blade (con New Line Cinema), la Daredevil de Ben Affleck (también con FOX) o la película de The Punisher de 2004 (con Lionsgate).

Iron Man fue uno de los pocos personajes relevantes que le quedaban, pero estuvo cerca de no quedar ni eso. Según publicó el Wall Street Journal, Marvel llegó a ofrecer a Sony “casi todos sus personajes” (Iron Man, Thor e incluso Black Panther) por apenas 25 millones en 1999. De haberse cerrado esa operación, que incluyó la posibilidad de una cinta del Hombre de Acero interpretada por Tom Cruise, jamás habría habido Universo Cinematográfico de Marvel.

El problema de la cesión de los derechos

Marvel llegó a ofrecer a Sony “casi todos sus personajes” a finales de los 90

Pero como se vio, Marvel extraía muy poca tajada de la cesión de sus derechos. Allí en 2005, el productor ejecutivo David Maisel entró en escena. Aunque la figura de Maisel ha acabado opacada por el que sería el cerebro narrativo y logístico del UCM, Kevin Feige, él fue quien impulsó una primera ronda de financiación para que Marvel comenzara a producir sus primeras películas, en principio con dos personajes tildados en la época como “menores”, pero que ahora son icónicos Vengadores: Iron Man y el Hulk de Edward Norton (2008). Maisel logró recaudar 525 millones, la mayoría del fondo Merrill Lynch, con el apoyo adicional de Paramount y Universal a cambio de derechos de distribución. El objetivo era hacer 10 películas con un presupuesto de 165 millones para cada una. El Universo Cinematográfico de Marvel había comenzado, y ya nadie pudo pararlo.

Tras el éxito de Iron Man, Disney entró rápidamente en liza y adquirió Marvel en 2009 por una suma cercana a los 4.000 millones. El resto es historia.

Un mundo sin el Iron Man de Robert Downey Jr.

Iron Man es la base del Universo Cinematográfico Marvel, Tony Stark (y Robert Downey Jr.) es el padrino de todo el Universo, pero Marvel tuvo que pedir un crédito para producir la película que junto con Hulk y de no haber sido rentables, la habría llevado a la bancarrota definitivamente.

Marvel

¿Qué hubiera pasado si no se hubiera estrenado? Seguramente, la ola de personaje superheroicos que vivimos hoy en día nunca hubieses existido. ¿O sí?

Echando un vistazo a la situación del cine en 2008, la película número uno en todo el mundo fue El caballero oscuro, de DC y Nolan. Sí, otro superhéroe, pero desde luego con unos estándares y enfoques muy distintos a los que propondría Marvel.

Parece claro que sin Universo Cinematográfico de Marvel no hubiese habido tampoco intentos de DC por crear su Universo Expandido, no habríamos visto al Joaquín Phoenix metiéndose en el papel del Joker o Disney no habría alcanzado semejante rentabilidad.

Un mundo sin una Marvel tan ‘mainstream’

Iron Man y después Los Vengadores (2012) acabaron de disparar el fenómeno, que ya salía de los personajes más conocidos para empezar a estirar la fórmula: Guardianes de la Galaxia, Doctor Strange, Capitana Marvel

Todo ello en parte derivado por la decisión de Marvel Studios de vender los derechos de sus personajes más populares, como Los 4 Fantásticos y los X-Men, no recuperados hasta la compra de FOX. ¿Habría conseguido FOX seguir estirando la franquicia de los X-Men tanto sin el oelaje que llegaba desde el Universo Cinematográfico de Marvel? Es otra de las preguntas que quedan abiertas.

Las ya populares películas de X-Men probablemente habrían continuado su éxito, siendo probablemente la franquicia insignia en lo que respecta a las películas de Marvel. Además, Spider-Man habría seguido siendo el rey. Y el creciente universo de Spider-Man probablemente se habría planificado como lo vemos hoy (con spin-offs como Venom y Morbius), pero de forma mucho más estanca.

También, qué habría pasado sin la oleada de creadores que ha impulsado Marvel, como James Gunn, Taika Waititi, Ryan Coogler o Anna Boden y Ryan Fleck.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Queda por responder también la pregunta empresarial: ¿habría comprado Disney Marvel Studios si Iron Man hubiera fracasado? ¿Llegaríamos hasta Los Vengadores? ¿Tendríamos series como Agents of S.H.I.E.L.D., Daredevil o WandaVision? Desde luego que no.

Está claro que el Universo Cinematográfico Marvel se ha convertido en algo único en el mundo del cine. Para bien o para mal según las opiniones pero, desde luego, convirtiéndose en un antes y un después a la hora de entender la industria, el cine, e incluso la confluencia de narraciones transpantalla entre cine y televisión.