Este viernes Deliveroo anunció que tiene intenciones de abandonar España, puesto que el negocio se vuelve insostenible tras la aprobación de la Ley Rider y su posición débil frente a su competencia —Just Eat, Uber Eats y Glovo—.

La startup argumentó que la decisión de abandonar el país llegaría tras una consulta entre empleados y riders, la cual daría comienzo en septiembre y esperarían que "tuviese una duración aproximada de un mes".

Pero documentos obtenidos por Hipertextual demuestran que Deliveroo ha iniciado un proceso de despido colectivo a sus 3.871 empleados trabajando en decenas de ciudades a lo largo de todo España. La carta enviado a cada uno de esos trabajadores indica que afectará a todos los centros de trabajo de la compañía.

El documento firmado por el representante de Roofods Spain SL (Deliveroo), pide que se forme una elección de representantes de trabajadores antes del 2 de septiembre, con plazo de ampliación legal de 15 días.

El inicio del ERE de Deliveroo dista del correo electrónico enviado a todos los clientes que se han dado de alta en la plataforma. En el cual mencionan que "la decisión final no está tomada" y que el proceso de consulta "podría alargarse durante unos meses". Además de que "durante este periodo, el servicio seguirá operando con normalidad".

Los despidos iniciarán aún cuando Deliveroo argumentó que entrarían en un proceso de consulta

Según los documentos enviados a los 3.871 empleados trabajando para Deliveroo, el proceso de despido colectivo o ERE (Expediente de Regulación de Empleo) ya ha sido iniciado, y queda alejado del discurso público que la startup ha hecho de cara a sus clientes, iniciando ese supuesto proceso de consulta.

También distan de las palabras de Hadi Moussa, Chief Business Officer de la compañía, quien aseguraba en un comunicado en el que aseguraba que todos sus empleados recibirían "apoyo durante el periodo de consulta". De momento solo han recibido una carta de despido colectivo.