Malas noticias para Facebook. Tras el episodio y la polémica de estos meses sobre los cambios en la política de privacidad de WhatsApp, a la red social se le abre un nuevo frente.

La Comisión Europea ha anunciado la apertura de la investigación a Facebook por prácticas monopolísticas en el uso de datos. El expediente, que no tiene nada que ver con WhatsApp, busca evaluar si Facebook violó normativa comunitaria en materia de uso de datos. Y quiere esclarecer si Facebook utilizó datos publicitarios recopilados de los anunciantes para competir con ellos en los mercados en los que opera.

También se busca evaluar si Facebook vincula su servicio de anuncios clasificados a su red social. Lo que supondría una violación de las reglas de competencia de la Unión Europea.

Con todo ello, se pretende determinar si la posición de Facebook en el mercado las redes sociales y la publicidad online le permite perjudicar a la competencia. Y, en especial, en aquellos mercados en los que Facebook también está activo en el segmento de los clasificados online.

La investigación a Facebook se centra en el mercado de los anuncios clasificados

Foto por Thought Catalog en Unsplash

Así, a la Comisión Europea le preocupa que la red social pueda distorsionar la competencia haciendo uso de los datos que recopila, sobre todo en aquellos sectores en los que es partícipe y propietario, como los anuncios clasificados.

Facebook recopila grandes cantidades de datos sobre las actividades de los usuarios de su red social, lo que le permite dirigirse a grupos de clientes específicos. Analizaremos en detalle si estos datos le dan a Facebook una ventaja competitiva indebida. En particular en el sector de anuncios clasificados online, donde la gente compra y vende productos todos los días. Y donde Facebook también compite con empresas de las que recopila datos. En la economía digital actual, los datos no deben utilizarse de forma que distorsionen la competencia. Detalles de la investigación de Facebook.

Por todo ello, se determinará si las prácticas de la red social entran en conflicto con normas de competencia de la UE sobre acuerdos anticompetitivos entre empresas. De momento, eso sí, se desconoce el alcance que tomará el procedimiento.