Mascarillas quirúrgicas, FFP2, de tela e incluso reutilizables. Nos hemos acostumbrado en poco más de un año de pandemia de CODIV-19 a llevarlas con nosotros a todas partes. Pero ahora han llegado ya las vacunas del coronavirus y la inmunización de grupo ya no nos parece tan lejana. Es más, en Estados Unidos ya hablan de ir sin ellas; pero solo los vacunados. Sin embargo, ¿es buena idea ir sin mascarilla cuando estemos vacunados?

Veamos qué está pasando en Estados Unidos. Allí las cifras de personas vacunadas son más altas que en España o México; aunque todavía falta un poco para alcanzar la llamada inmunidad de grupo (debe estar vacunada alrededor del 60-70% de una población para comenzar a hablar de ella). A 12 de mayo de 2021, un 35,18% de los estadounidenses tienen la pauta completa (dos dosis de Pfizer, Moderna o AstraZeneca o una de Janssen y han pasado dos semanas desde la última). Mientras que el 46,04% tiene ya al menos una dosis puesta, según indican los datos de la web Our World in Data.

Si vuelven los brotes de COVID-19 a Estados Unidos, las mascarillas volverán a ser obligatorias

No avanzan nada mal en el país. Por eso, se ha comenzado a hablar ya de salir a la calle sin mascarillas. Los estadounidenses vacunados podrán ir sin mascarilla en interiores y exteriores en general; pero en lugares como los centros sanitarios o el transporte público seguirá siendo obligatorio su uso, según recoge The Verge. No obstante, volverá "cierta sensación de normalidad", según señaló Rochelle Walensky, directora de los Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Por otra parte, las personas inmunocomprometidas deben hablar con su médico antes de dejar de utilizar las mascarillas, añadió Walensky en la comparecencia ante la prensa. También matizaron que si vuelven los brotes, las medidas de prevención, mascarillas incluidas, volverían a ser obligatorias.

La vacunación es rápida en Estados Unidos, a pesar de todas las complicaciones que están apareciendo relacionadas con los trombos como uno de los "muy raros" efectos secundarios de las vacunas contra el coronavirus. Incluso Pfizer y Moderna han tenido casos, más allá de AstraZeneca y Janssen. Pero no estamos aquí para hablar de esos pocos casos de trombosis; volvamos a las mascarillas.

¿Podremos ir sin mascarilla cuando estemos vacunados del coronavirus?

Mientras las tasas de vacunación no sean altas, la realidad es que es mejor seguir llevando la mascarilla. Y así lo está transmitiendo el personal sanitario a las personas que acuden a vacunarse. Lo primero que hay que tener en cuenta es que entre las dos dosis y hasta unos 15 días tras la última inyección debemos mantener las precauciones. Esto se debe a que los anticuerpos tardan unos días en aparecer.

La vacuna del coronavirus no evita que nos contagiemos, pero sí consigue que la enfermedad sea más leve

Recordemos también que la vacuna no nos libra del contagio. Sí podemos desarrollar la enfermedad de manera moderada o leve; incluso lo normal es que seamos asintomáticos tras la inmunización. Pero mientras en nuestro entorno haya personas sin vacunar, lo mejor es mantener la mascarilla puesta. Sobre todo en lugares cerrados, como bares o domicilios, ya que sabemos que el SARS-CoV-2 se transmite a través del aire.

Por otra parte, muchos expertos sí están a favor de que el uso de las mascarillas en espacios abiertos se limite a aquellos momentos en los que hay aglomeraciones o que no se puede mantener la distancia física.

¿Cómo controlar quién se ha vacunado y puede ir sin mascarilla?

En España o México todavía no hay una fecha para dejar de llevar mascarillas seguras. Y la pregunta del millón es cómo van a saber las autoridades que una persona está vacunada y puede ir sin la mascarilla. En realidad, esto puede ser difícil de controlar. Pero una posible solución, al menos dentro de la Unión Europea, puede ser el pasaporte COVID (aunque el nombre de verdad es Certificado Verde Digital). Este certificado será presentado en breve y tiene luz verde para que las personas vacunadas puedan viajar desde España a otros Estados miembro. Aunque hay que matizar que el certificado no es solo para vacunados. Ya que también servirá para las personas que se hayan realizado pruebas de coronavirus que den negativo (prueba NAAT / RT-PCR o prueba rápida de antígeno) y para las personas que ya hayan pasado la COVID-19.

Esta podría ser una solución, ¿pero es la más adecuada? La propuesta de la Unión Europea puede suscitar críticas sobre si es esto ético o no; como ya os contamos en Hipertextual el pasado mes de agosto. A pesar de que por la información clínica el pasaporte inmunitario afecta a la intimidad y, por tanto, a la protección de datos. En caso de epidemias se pueden usar estos datos para prevenir contagios. Además, la Unión Europea está preparando su Certificado Verde Digital con el menor número de datos personales posible. Y así evitar que estos se transfieran al sistema. Este pasaporte consistiría en un código QR que confirme que tenemos inmunidad o no estamos contagiados.

Un futuro con vacunas del coronavirus y sin mascarillas

Foto por CDC en Unsplash

Llegado el maravilloso día en el que podamos ir sin mascarillas, es probable que, igual que en Estados Unidos, las autoridades sanitarias limiten el uso. El transporte público o los centros sanitarios son lugares clave para el contagio, por lo que es probable que allí las llevemos más tiempo. Además, ante posibles nuevas variantes y brotes, nunca está de más seguir teniendo en casa algunas mascarillas.

Por otra parte, quizás es el momento perfecto para empezar a ver con buenos ojos a las personas que ante síntomas como tos, fiebre o dolores musculares salgan a la calle con mascarillas. Ya se hacía antes en Asia. Y no es solo por la COVID-19. Estos meses hemos visto cómo han bajado los contagios de la gripe por seguir las medidas de prevención; pero sobre todo por el uso de mascarillas.

Mientras llega el ansiado día en el que nos pongan la vacuna del coronavirus y podamos salir de casa sin mascarilla; lo mejor es que mantengamos las medidas de prevención. Después de más de un año, ya las conocemos, pero por si acaso las repetimos: mantener una distancia física de entre 1,5 y 2 metros, sobre todo en lugares cerrados; lavarse con regularidad las manos con agua y jabón y llevar la mascarilla puesta siempre que salgamos de nuestra casa.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.