Tras más de un año de pandemia, tanto la mascarilla quirúrgica como la FFP2 se han convertido en nuestras mejores amigas. No obstante, este elemento de protección está lejos de ser el ideal. Gafas empañadas, irritación de la piel y la posibilidad de que las partículas con carga viral se filtren por los lados son algunos de los problemas que, casi a diario, experimentan millones de personas. Pero la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA por sus siglas en inglés) del gobierno de EE.UU. quiere cambiarlo. Por ello, ha lanzado un concurso que pagará hasta 500.000 dólares por el desarrollo de un tipo de mascarilla que mejore la comodidad y brinde protección mejorada.

El citado organismo se ha asociado con el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH por sus siglas en inglés) para lanzar el "Desafío de Innovación de Máscaras: Construyendo la Máscara del Mañana". Uno de los ejes del concurso es respaldar el desarrollo de un nuevo tipo de mascarilla que debe cumplir con una serie de estándares predefinidos. Entre ellos se incluye el ser efectiva tras un uso prolongado, que es precisamente donde surgen algunos de los mencionados problemas con las actuales mascarillas quirúrgicas y FFP2. El producto también debe ser compatible con la producción masiva y de bajo costo para poder llegar al gran público.

En busca de un tipo de mascarilla que resuelva todo lo malo a lo que nos hemos acostumbrado

El concurso para crear un nuevo tipo de mascarilla se dividirá en dos fases. La primera se centra en el diseño. Por un lado, los concursantes deberán presentar propuestas que supongan una mejora de las ya existentes. Por otro lado, deberán aventurarse en utilizar nuevas tecnologías y materiales para crear la mascarilla del mañana. Las presentaciones deberán ser lo más completas posibles e incluir esquemas de construcción. En esta fase se seleccionarán a 10 ganadores y cada uno recibirá un premio de 10.000 dólares para la construcción de un prototipo.

La segunda fase, por otra parte, se trata de una prueba concepto. Aquí se pedirá a los concursantes que respondan a un escenario determinado con un nuevo tipo de mascarilla. Para ello deberán enviar prototipos físicos no basados en ninguna máscara existente. En esta fase la NIOSH los someterá a una estricta evaluación y seleccionará a cinco ganadores, que se dividirán el premio de 400.000 dólares. La fecha límite para inscribirse en el "Desafío de innovación de máscaras" es el 21 de abril.

Si bien el mundo es protagonista de la mayor campaña de vacunación de la historia, todo parece indicar que las mascarillas quirúrgicas y FFP2 todavía están lejos de desaparecer de nuestras vidas. Las vacunas contra el COVID-19 son eficaces para proteger a las personas y evitar que se enfermen. No obstante, aún se está aprendiendo como impactarán en la propagación del virus. Por esa razón se recomienda que, aunque las personas hayan sido totalmente vacunadas, sigan tomando precauciones como "usar mascarilla, mantener una distancia de seguridad y evitar las multitudes y los espacios mal ventilados, en lugares públicos".

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.