En Falcon y el Soldado de Invierno, nueva serie de Marvel para Disney Plus, nada es lo que parece. La producción, que rinde directo homenaje a la trilogía que involucra al personaje de Capitán América, es también un curioso juego de espejos. Por ahora, el argumento está más interesado en profundizar en sus personajes de una manera ingeniosa. Mientras que Sam (Falcon) se enfrenta a un legado incómodo, Bucky (el Soldado de Invierno) trata de encontrar su lugar en el mundo. 

Pero en realidad, la verdadera trampa del argumento va en otra dirección. Mientras el Barón Zemo es una incógnita de lealtades y Sharon Carter busca la redención, el símbolo del Capitán América está en disputa. John Walker se convierte en un símbolo incómodo.

Es además, el nuevo heroísmo en una época que regresó de las cenizas. El comportamiento y la forma en que John encarna al nuevo héroe norteamericano es toda una declaración de intenciones.

Sin ser del todo un villano, John ha demostrado que su ambición por cumplir el rol que lleva a cuestas roza la codicia. De hecho, el guion ha dado especial énfasis al hecho de que el nuevo Capitán América es desagradably e, arrogante e irritante. Además, tiene una agenda propia. Desde su primera aparición, llevando el tradicional uniforme de barras y estrellas, su papel fue controvertido. 

Se trata de las comparaciones inevitables con la bondad madura de Steve Rogers y de que John asume su papel desde la soberbia. Su falsa humildad, la aparente intención de complacer las aspiraciones y objetivos no logran subsanar un hecho clave. John quiere brillar pero no por un bien mayor, sino para demostrar su capacidad. Y esa salvedad tan humana y tan cercana a la vanidad, lo que le convierte quizás en el villano que no esperabas de la serie. 

La maldad contemporánea en ‘Falcon y el Soldado de Invierno’

Desde que la participación de Zemo se anunció como parte de la trama de Falcon y el Soldado de Invierno, hubo especulaciones sobre su papel. Y aunque es obvio que el Baron de Sokovia es una figura ambigua, en realidad es que John Walker lo es aún más. En especial, por el hecho de llevar sobre los hombros un legado que le concede un tipo de poder especial en un mundo en ruinas. 

Ya en el segundo capítulo de la serie, John demostró que en realidad desea mostrar su valor más allá de la sombra del Capitán Rogers. Pero es su comportamiento en las primeras escenas del tercero cuando deja claro que su objetivo está lejos del heroísmo. En el episodio se hace hincapié en el hecho de que es incapaz de recuperarse de una tragedia colosal, engendrando un nuevo tipo de poder. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas. Incluye acceso ilimitado a todos los estrenos y a Star. También podrás ver el contenido de Marvel y Star Wars y las grandes películas de animación de Pixar.

Capitán América: el verdadero villano de ‘Falcon y Soldado de Invierno’

Hay una considerable cantidad de matices en el tono de Falcon y el Soldado de Invierno. El heroísmo de Los Vengadores parece lejano en medio de las necesidades inmediatas de un mundo en crisis. Y es John Walker el rostro visible de esa ruptura. Una avariciosa concepción sobre la maldad contemporánea, llena de intenciones hipócritas y una fractura total con el héroe tradicional.

Hasta ahora, Steve Rogers había sido un héroe intachable. El líder visible de los Vengadores y también un símbolo norteamericano por excelencia. ¿Quién es John Walker en el Universo Cinematográfico de Marvel? Aunque su papel en su versión cómic es por completo distinta, su llegada al live action tiene algo de provocadora. Con el escudo como un salvoconducto para una conducta poco menos que criticable, es también la respuesta de un gobierno tambaleante a la ausencia. ¿A la de Steve Rogers? En realidad, la respuesta es más amplia e interesante.

El nuevo Capitán América marcado por el blip 

Sam atraviesa el mundo post blip en medio de la incertidumbre. Rechazó el escudo que Steve Rogers puso en sus manos, y el peso de la responsabilidad. En más de una ocasión, ha repetido que no merece ni quiere llevar al brazo el nombre de un héroe tradicional. Pero en el tercer capítulo de la serie quedó claro que el mundo en escombros necesita un rostro, no una metáfora del bien.

 Y John Walker (US Agent), con toda su petulante energía, sustituye a un héroe que es además una etapa histórica. Steve Rogers fue la encarnación de la rectitud, la actitud optimista y la integridad estadounidense. La primeras tres fases del Universo Cinematográfico de Marvel se distinguieron por su impecable e inocente solemnidad. ¿Quién es? ¿Qué Capitán América representa? 

Sin apelar al cómic, es evidente que el juego del guion es mostrar los grises de un mundo derrotado. A pesar del gran acto de heroísmo de Tony Stark y el resto de los Vengadores originales, la desesperanza cunde en todas partes. Zemo escapa y se une a dos improbables héroes con la traición como posible desenlace.

Sharon Carter confiesa que fue abandonada “por todos” y que ahora subsiste en el crimen. John Walker lleva el escudo pero en realidad, es un curioso villano, más parecido a la Agatha Harkness de Kathryn Hahn que al héroe que encarna. 

Es ese juego de sutilezas, la mayor fortaleza de una serie que intenta narrar el mundo post apocalíptico de Marvel. La impecable moral del universo marvelita ha terminado. Ahora, habrá héroes y villanos demasiado parecidos entre sí. Y es Walker, el primero de ellos en lo que parece ser un recorrido al lado tenebroso y complejo de Marvel.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.