La Ley Rider sigue sin estar definida, pero su lista de problemas ya se está haciendo muy larga. Las últimas noticias apuntarían, al menos de forma inicial, a un desencuentro entre la patronal –dividida por los diferentes enfoques internos– y los sindicatos. El Gobierno sigue en su tesitura de legislar, con o sin acuerdo. Y en el seno de los riders, las diferencias entre los que están a favor o en contra de dicha Ley se perpetúan.

Los que se mantienen posicionados en contra han vuelto a encontrase en las calles de 12 ciudades en España para manifestarse contra uno de los puntos esenciales de la Ley Rider: el hecho de perder su posición como autónomos. De aprobarse la normativa tal y como parece apuntar ahora, las diferentes plataformas delivery –Glovo, Deliveroo o Uber Eats– tendrían que integrar las flotas de repartidores en plantilla. Algo que ya han definido como un golpe bajo a su modelo de negocio. O seguir el modelo de Just Eat de optar por subcontratas de riders con contrato.

Según datos de las plataformas convocantes –Asociación Autónoma de Riders (AAR), Asociación Española de Riders Mensajeros (AsoRiders) y la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA)–, más de 2.000 riders (algunos centenares según otras fuentes) se han unido a la protesta para pedir un debate abierto de una Ley que, según ellos, no les está teniendo en cuenta. Lo que han definido como Ley Anti-Rider.

“Negociando tenemos a unos sindicatos que no tienen representantes en el colectivo de repartidores, a una patronal que solo escucha a las empresas y a un Gobierno que pasa de los trabajadores. Así no es posible avanzar”, explica Jordi Mateo, presidente de APRA, en un comunicado. Una posición que el mismo Mateo apuntó a Hipertextual afirmando que la llamada Ley Rider tenía un carácter político más que social. Las diferentes organizaciones piden la reformulación de la actual normativa, siguiendo una suerte de modelo francés o de California, para proteger su situación laboral, pero sin perder la calidad de autónomos y, por tanto, la flexibilidad.

La Ley Rider, muy lejos del acuerdo

Lo que en otro momento parecía estar cercano al acuerdo, con un posible texto sobre la mesa, ahora mismo queda muy lejos. La aceptación por parte de la patronal de la laboralidad de los riders parecía un primer avance a la situación. La realidad es que este punto nunca llegó a concretarse por ninguna de las partes, más allá de la evidencia expuesta por el Tribunal Supremo en su sentencia a favor del rider de Glovo. La misma que marcaría el camino para todas los casos abiertos del colectivo en otras instancias.

De momento, la situación está complicada para los grupos contrarios a la Ley Rider. La posición de la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha sido tajante con los objetivos de la candidatura contra la actividad de algunas plataformas digitales y su relación con el empleo. Una posición que desde Riders x Derechos, colectivo a favor de la contratación de los miembros del sector, se ha celebrado desde el primer momento.

De hecho, su respuesta a las concentraciones de hoy ha sido unánime considerando que la manifestación ha sido, de facto, un cierre patronal en toda regla. Según se ha hecho eco la organización, Glovo anunció ayer mismo a sus riders asociados el cierre del servicio entre las 11h y las 13h; mismas horas a las que estaban previstos los paros contra la Ley Rider. Dicho mensaje, al que Staur también se habría sumado, añadía un apoyo tácito a las manifestaciones contra la propuesta de Ley. Para Riders x Derechos, por tanto, este movimiento sería una prueba de que estas mismas manifestaciones tendrían origen en el seno mismo de las plataformas.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.