Uno de los aspectos más emocionantes e interesantes de los vehículos eléctricos, ya sean coches y otro medio de transporte, es la posibilidad de generar energía usando métodos alternativos pero 100% renovables.

Un gran ejemplo es lo que se está haciendo en Yell, una isla del norte de las Shetland, en Escocia, que han montado un punto de carga para vehículos eléctricos que usa las mareas del océano para generar la energía. Tiene una potencia máxima de 22 kW y demuestra cómo, por medio de innovación y creatividad, se pueden desarrollar soluciones totalmente limpias.

Se trata de un proyecto liderado por Nova Innovation, una compañía que lleva cinco años usando turbinas de mareas para proveer de energía a la isla. Que no es particularmente grande, tiene una superficie de tan solo 215 kilómetros cuadrados, con una población residente de menos de mil personas según un censo en 2001.

El problema de zonas remotas o islas pequeñas es que se genera una contradicción fuerte entre el hecho que son zonas perfectas para la movilidad eléctrica, pero el precio de la electricidad es altísimo.

Una de las soluciones a largo plazo para los vehículos eléctricos es instalando sistemas renovables que, además, sean auto sustentables y reduzcan la dependencia de fuentes remotas. La eólica es una opción obvia, pero la implementación de sistemas de generación de energía mareomotriz, en la isla de Yell es sumamente interesante.

Según explican en The Drive, las primeras tres turbinas instaladas en la isla por parte de Nova Innovations ya generaban 100 kW de potencia cada una, por lo que podríamos ver puntos de carga en la isla más rápidos en el futuro.

Impulsando vehículos eléctricos usando el poder del mar, o las vías de tren

Simon Forrest, CEO de Nova Innovations explica lo interesante que es poder generar energía para cargar coches eléctricos usando las mareas: "Nuestra tecnología genera electricidad del poder inmenso del mar y está cambiando la forma en que potenciamos nuestras vidas. Desde cómo preparamos una taza de té hasta la manera en que nos transportamos. Ahora estamos en una realidad en que las mareas proveen de energía a nuestros vehículos, un gran paso hacia adelante en el esfuerzo de combatir el cambio climático y alcanzar las cero emisiones".

Pero este no es el único proyecto creativo para impulsar vehículos eléctricos usando fuentes de energía alternativa. A medida que la adopción de la movilidad eléctrica aumenta, también las ideas para usar energías limpias y renovables.

Un buen ejemplo de ello son las ferrolineras, las cuales aprovechan la energía liberada por los trenes al aplicar el frenado regenerativo. Esta es recuperada y enviada a los puntos de carga de coches eléctricos que está montando ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) en España.

De momento hay una sola ferrolinera, ubicada en el aparcamiento de la estación Málaga-María Zambrano. Se espera que alcancen una potencia de hasta 500 kW en los próximos años, por lo que podrían ofrecer cargas super rápidas.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.