Volkswagen está inmerso un proceso de cambio hacia el vehículo eléctrico y la movilidad autónoma. El proyecto de la compañía y su asalto al mercado eléctrico ya tiene varios contendientes, con el ID.3 y el inminente ID.4. Pero en lo que se refiere al coche autónomo todavía es incipiente.

Por ello, Volkswagen ha llegado a un acuerdo con Microsoft para el desarrollo de una plataforma para su coche autónomo, basada en la tecnología Cloud de los de Redmond.

Este tipo de acuerdos entre ambas compañías no son nuevos. De hecho, Volkswagen y Microsoft ya han colaborado en el pasado en lo que a computación en la nube para coches se refiere. Una unión que ahora se expandirá también a la conducción autónoma.

Tecnología de Volkswagen y computación de Microsoft

De esta forma, Volkswagen combinará su experiencia en sistemas de conducción autónoma con la computación en la nube Azure de Microsoft, algo que tendrá como resultado la denominada Plataforma de conducción automatizada (ADP).

Dado que el sector del coche autónomo es todavía un campo relativamente nuevo para la gran mayoría de actores de la industria, el acuerdo parece el paso certero a seguir.

Con ello, Volkswagen podrá desarrollar su tecnología de conducción autónoma de una forma más eficiente. Debido a la gran necesidad de datos que requieren este tipo de desarrollos y a la necesidad de computación requerida para su análisis, el partner tecnológico es vital para que el proyecto llegue a buen puerto. Y sobre todo, a acelerar la investigación en este campo.

Según Volkswagen, la tecnología de Microsoft combinada con el expertise del fabricante alemán, ayudará a reducir los ciclos de desarrollo de meses a semanas.

Si se cumplen los plazos de la compañía, Volkswagen espera que, para 2025 se hayan invertido más de 27.000 millones de euros en digitalización. Para ello, aumentará la proporción de desarrollo interno de software de un 10% actual al 60%.

El proyecto, así como el resto del desarrollo de software de la compañía está a cargo del equipo Car.Software. Estos son los encargados, entre otras cosas, del desarrollo de funciones de conducción de alto rendimiento. Funciones que serán extensibles a otras marcas del Grupo Volkswagen.