Durante este fin de semana, un usuario ha conseguido desviar el audio de algunas salas de Clubhouse hacia un sitio web de terceros, tal y como apunta Bloomberg. Esto infringe las normas de la aplicación, donde queda completamente prohibido almacenar, distribuir o compartir el contenido fuera de la misma.

El usuario que se saltó las normas fue expulsado de la plataforma. Para llevar a cabo la acción, construyó su propio sistema en torno al kit de herramientas de JavaScript utilizado para compilar la aplicación Clubhouse. El acto no solo afecta a la privacidad de los usuarios que acuden a las diferentes salas y piensan que sus conversaciones son privadas. También a la reputación de la aplicación, pues la caducidad de sus contenidos es uno de sus principales factores diferenciales.

Solo Clubhouse puede llegar a registrar grabaciones para mejorar la experiencia de la propia aplicación y, en algún caso, observar comportamientos no apropiados. En cambio, hace unos días, Alex Stamos, director del Observatorio de Internet de Stanford y exfeje de seguridad de Facebook, ya advirtió que “Clubhouse no puede ofrecer ninguna promesa sobre la privacidad de las conversaciones mantenidas en cualquier parte del mundo”.

El equipo de Stamos también ha confirmado que Clubhouse depende de una startup china llamada Agora Inc. Esta gestiona gran parte de las operaciones back-end, entre las que se incluye el procesamiento del tráfico derivado de la aplicación y el audio. Aunque la propia compañía afirma que están comprometidos con la seguridad de sus productos, hay cierto recelo en torno a la vigilancia del gobierno chino y el posible acceso a los contenidos bajo el pretexto de la seguridad nacional.

Clubhouse añade todos los mecanismos posibles para proteger los audios

Actualmente, Clubhouse solo está disponible en dispositivos iOS mediante una invitación previa. Esta medida permite lograr un crecimiento más orgánico sin llegar a saturar los servidores -actualmente muy limitados-. El propósito de la aplicación es bastante claro: participar exclusivamente en conversaciones en directo. Si no estás en el momento adecuado, no podrás recuperar los audios, como sí ocurre en otras aplicaciones como Stereo.

El nivel de hermetismo en este sentido es bastante estricto, impidiendo incluso realizar una grabación de pantalla o de conectar una fuente de audio externa.

Tendencia en Hipertextual