Nadie sabe por qué un juego o una aplicación consiguen hacerse con el favor del público. La clave del éxito tiene algo de suerte, un poco de estar ahí en el momento adecuado y una pizca de viralidad. Sirva esta introducción para introducir Clubhouse, una app para iPhone que sirve para realizar conversaciones de audio. Así de simple. Sin embargo, todos hablan de ella, entre ellos influencers y personalidades de internet.

Hablar con otras personas, por voz, a través de internet, desde tu iPhone. ¿Qué tiene esto de nuevo? Nada. Pero la idea es simple y ha gustado a los usuarios clave para que se hable de esta app por doquier. A eso hay que añadir su exclusividad, ya que sólo puedes usarla si te invitan. Y como todos sabemos, sólo tienen que prohibirte algo para que lo quieras.

Pero como todos sabemos, Clubhouse no tiene la exclusiva de las conversaciones de audio. En las tiendas de aplicaciones hay multitud de aplicaciones con las que hablar con dos o más personas. Desde la longeva Skype a las más recientes WhatsApp o Telegram pasando por todas las aplicaciones de videollamadas tan populares como Zoom.

Quiero algo como Clubhouse

Pero por más que te diga que puedes realizar conversaciones de audio con amigos y conocidos con decenas de aplicaciones actuales, tal vez quieras probar la experiencia Clubhouse. Pero puede que no tengas invitación. O puede que no tengas un iPhone.

La solución pasa por acudir a una alternativa más simple todavía que Clubhouse. Su nombre es Jam y no tiene app. Se abre en tu navegador web. No necesitas invitación para usarla. Simplemente crea una sala de chat, invita a tus amigos y ya podéis pasar horas hablando de cómo arreglar el mundo, predecir cuál será la próxima startup de éxito o, simplemente, echaros unas risas comentando la última serie o película que habéis visto.

Otra particularidad de Jam es que es de código abierto, que encontrarás en su repositorio de GitLab. Por lo demás, su aspecto y funcionamiento son idénticos a la exclusiva Clubhouse. Sólo audio. Sin mensajes de texto. Sin cámara de vídeo. Sin compartir pantalla. Tu voz y la de tus amigos.

Al igual que la app original, puedes silenciar el canal, silenciarte a ti mismo, compartir el enlace del canal o, simplemente, abandonarlo. La misma experiencia de Clubhouse pero sin su exclusividad. Tal vez no encuentres a personalidades de internet usando Jam, pero tú mismo podrás ser parte de esta alternativa de código libre.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.