Si Slack se ha caído, ¿realmente estamos trabajando? o, si Slack está caído, ¿todos somos más productivos? Quién sabe. Pero la herramienta favorita de empresas grandes y pequeñas en todo el mundo para que sus empleados se comuniquen no está funcionando y estamos todos en pánico.

…o no.

En realidad es una experiencia un tanto desoladora, sobre todo para aquellos que estamos trabajando en remoto debido a las medidas de seguridad por la COVID-19. Tiene que haber algún mensaje detrás del hecho que el primer lunes laboral del año nos quedemos sin Slack, ¿no?

Supongo que también podríamos analizar los efectos de que tantas empresas y tantas personas ahora dependemos, a nivel laboral, de una sola herramienta. Un solo punto de fallo, en este caso Slack, no puede ser bueno. Por el momento, y de cara al 2021, solo pido que las cosas vuelvan a funcionar normalmente y pueda volver a trollear a mis compañeros de trabajo en paz.