Autor: Alba Asenjo.- 2020 ha sido el peor año para las aerolíneas al menos desde la II Guerra Mundial. La pandemia del coronavirus ha afectado a la demanda de billetes, a los vuelos y, por tanto, a los ingresos de las compañías aéreas.

El tráfico aéreo ha caído este año a niveles no vistos desde hacía 21 años: ha hecho desaparecer de un plumazo los niveles de pasajeros conseguidos en dos décadas. Al tiempo, podría no recuperarse hasta 2025, según un informe que ha publicado este lunes la compañía de analíticas de viajes Cirium.

"En comparación con el año pasado, se estima que el tráfico de pasajeros ha caído un 67% en 2020", recoge la firma. En consecuencia, más de 40 compañías aéreas han cerrado del todo o suspendido temporalmente sus operaciones, algo que los expertos creen que se prolongará durante 2021.

Sin embargo, las aerolíneas planeaban crecer este nuevo año, en concreto, un 4% interanual hasta alcanzar los 4.500 millones, a la vez que se encaminaban a un mercado mucho más sostenible, impulsado por el hidrógeno, por la electricidad y por nuevas empresas del sector.

Con todo ello, ¿qué se puede esperar exactamente de 2021 en el mundo de la aviación?

El principio de la recuperación de la crisis del coronavirus

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) espera que la industria pierda en 2021 unos 38.700 millones de dólares en todo el mundo. Es una gran cifra, pero menos que la de este año pasado: aunque aún no son números oficiales, prevé cerrar 2020 con pérdidas de más de 118.500 millones de dólares, según los últimos datos que ha enviado a los medios.

"Los factores de rendimiento mostrarán en 2021 mejoras con respecto a 2020, y se espera que la segunda mitad de 2021 vea mejoras tras una primera mitad difícil. Se esperan recortes de costes agresivos que combinarán con una creciente demanda (...) y que provocarán que la industria vuelva a tener un flujo de caja positivo en el cuarto trimestre de 2021, algo antes que en previsiones anteriores", reza la organización.

En cuanto al tráfico de pasajeros, se espera que en 2021 crezca hasta los 2.800 millones frente a los 1.800 con los que espera cerrar 2020 (un 61% menos que en 2019).

El sector está pidiendo una respuesta coordinada a la pandemia que pueda facilitar los viajes, por ejemplo levantando las cuarentenas a la entrada de países y sustituyéndolas por test rápidos en los aeropuertos, por lo que la esperada recuperación dependerá en gran parte de estos factores.

La llegada de un pasaporte coronavirus

Los países de la Unión Europea están negociando si crean un pasaporte como prueba de que una persona ha recibido protección contra el coronavirus y que permita cruzar fronteras sin guardar cuarentenas ni necesidad de presentar pruebas PCR.

Por ahora se considera como una idea que podría facilitar los viajes, pero que también podría terminar restringiendo el movimiento de personas. Dentro de la Comisión Europea creen que es especialmente importante llegar a un acuerdo común, al contrario que sucedió en primavera.

Asimismo, la IATA está desarrollando una aplicación en colaboración con las aerolíneas que busca "ayudar a los viajeros a gestionar de forma fácil y segura sus viajes en línea con las exigencias de los gobiernos para hacer tests de coronavirus o relativas a la vacunación".

A la vez, hace unos meses comenzó a circular la idea de otro documento, el CommonPass, respaldado por el Foro Económico Mundial, que buscaba ser la primera prueba reconocida internacionalmente de que un pasajero ha dado negativo en un test de coronavirus antes de coger un vuelo, así como de que se ha vacunado contra el virus.

Sea cual sea el método, parece que en 2021 se generalizarán estos pasaportes COVID-19. Hoy día ya se están llevando a cabo pruebas con pasaportes sanitarios, como ha empezado a hacer Singapore Airlines, pero aún está por ver cuál será la forma de implementación general.

El regreso del Boeing 737 MAX a los aires

En noviembre, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos autorizó la vuelta a las operaciones del Boeing 737 Max, que permanecía en tierra desde marzo de 2019 tras dos accidentes mortales.

Europa y Canadá la siguieron a la hora de darle el visto bueno al avión, pero no ha sido el caso del regulador chino.

Poco después, Ryanair anunció que había ha encargado 75 aviones de este modelo, y la aerolínea brasileña Gol también ha anunciado que reactiva los vuelos con aviones Max. Por eso, 2021 empieza con optimismo para el fabricante de Chicago.

Varios analistas del sector predicen que Boeing no anunciará ningún proyecto de desarrollo de nuevas aeronaves en 2021, y que se centrará en capear la crisis. Una de las tareas que tiene pendientes es entregar los cientos de 737 Max que ya ha fabricado.

Dónde están exactamente los aviones de Iberia que permanecen en tierra por culpa de la pandemia

Podría ser un buen año para las aerolíneas low cost

"Ahora hay cierto optimismo sobre que en el verano de 2021 supondrá volver a cierto grado de normalidad", ha declarado el CEO de Ryanair, Michael O'Leary. "Puede ser que no regresemos a [los niveles de] 2019, pero a corto plazo no veo razones para que no volvamos al 75-80% de 2019".

La confianza de Ryanair en el futuro se constata cuando ordenó esos 75 nuevos Boeing 737 Max en diciembre. Igualmente, el CEO de Wizz Air, Jozsef Varadi, apuntó a mediados de noviembre que su aerolínea espera volver al 100% de su capacidad "en unos meses".

A la vez, las principales aerolíneas europeas están ajustando sus flotas, sus deudas y sus plantillas a la crisis, también pidiendo más dinero a los gobiernos, lo que muestra una tendencia diferente entre ambos grupos de compañías aéreas.

Esta tendencia la describió el economista jefe de IATA, Brian Pearce, así en una rueda de prensa: "Sin duda este ambiente [de recuperación], con viajeros sensibles a los precios y oportunidades para los operadores con precios muy bajos que puedan volar con saldos positivos y una carga menos, favorecerá a las aerolíneas ultra low cost".

Las vacunas podrían viajar con los pasajeros

En muchos casos los viajeros desconocen que en el mismo avión donde ellos y sus maletas vuelan también lo hacen todo tipo de mercancías. Las bodegas de los aviones de pasajeros se utilizan habitualmente con este fin, y podría ser el caso de las vacunas contra el coronavirus en unos meses si las aerolíneas adaptan sus naves, así como con la ayuda de contenedores específicos que permitan mantenerlas a la temperatura necesaria.

En otros casos, las compañías transportarán vacunas en los asientos o directamente transformarán sus cabinas en nuevas bodegas retirando todo, como ha hecho recientemente Iberia (en la imagen).

"Asumimos que se desplegarán las vacunas en la segunda mitad de 2021, pero parece probable que habrá retos a nivel de producción y distribución que provocarán que solo a finales de 2021 y en 2022 el tráfico aéreo vuelva a la normalidad. En base a esto, no esperamos recuperar niveles de 2019 hasta alrededor de 2024", es lo que prevé IATA.

[atribucion-bi url=https://www.businessinsider.es/espera-aerolineas-mundo-aviacion-2021-784359]

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.