Wolverine y el universo de los X-Men es uno de los más queridos, complejos y analizados de la editorial Marvel. No solo por su extraña combinación entre historias de aventuras y fábula moral. También por la percepción filosófica acerca de las relaciones de poder, lo simbólico de la discriminación y una serie de acertadas visiones de la naturaleza humana.

Como si eso no fuera suficiente, tiene además una gran colección de personajes extraordinarios. Entre los que destaca el malhumorado Wolverine. Que con sus icónicas garras es quizás uno de los más representativos del largo y enrevesado relato de la vida mutante en la tierra.

Pero, ¿sabías que las garras de Wolverine eran originalmente muy distintas a las que utiliza y luce el personaje en la actualidad? Aunque parezca sorprendente, las garras retráctiles de Wolverine iban a ser muy diferentes de lo que finalmente terminaron siendo. El escritor Len Wein pretendía que fueran parte de sus guantes y no de su cuerpo, lo que de hecho podría cambiar por entero la percepción del personaje, además de su historia de origen.

El origen del personaje

Hagamos un poco de historia: Wolverine debutó en el mundo del cómic en 1974, en una breve aparición en Hulk # 181. Creado por Len Wein, Roy Thomas y John Romita Sr., el mutante con garras retráctiles de adamantium y un factor de curación que lo mantuvo con vida en algunos momentos particularmente difíciles, Logan Howlett se convertiría en un miembro destacado de los X-Men casi de inmediato y quizás, el personaje más reconocible de la pandilla de mutantes. Eso, a pesar de debutar décadas después del equipo original de X-Men. De una u otra manera, el mutante resume la cualidad poderosa, imprevisible y falible que define mejor que otra cosa a la historia en cómic.

Sus garras retráctiles son el rasgo más reconocible del personaje, pero Wein inicialmente concibió los poderes de Wolverine para ser muy diferentes de lo que son hoy hoy en día: el diseño original incluía que sus garras fueran parte de sus guantes, en lugar de partes de su cuerpo, lo que por supuesto, supone un cambio considerable en la forma de comprender al personaje.

Marvel

En palabras de Wein

En una publicación del blog personal de Wein de 2009, el artista habló sobre la creación de Wolverine y cómo cambiaron las garras del personaje desde que debutó.

Al tiempo que abordó el rumor de que originalmente se suponía que era una versión mutada del animal del mismo nombre. Wein calificó la segunda hipótesis como algo “bastante loco”. Pero confirmó el hecho de que originalmente se suponía que las garras del héroe eran parte de sus guantes hasta que Dave Cockrum y Chris Claremont entraron en escena (en Giant-Size X-Men # 1) y mejoró la idea esencial del personaje.

A saber: que sus garras brotaran directamente de su cuerpo, como un arma de naturaleza natural provocada por la mutación.

En el blog, en el que Wein además incluye datos originales y la mayoría desconocidos sobre sus personajes más queridos, puede leerse una explicación amplia y bastante clara sobre la concepción del artista acerca de su criatura más conocida: “Aunque admito fácilmente que mi idea original era que las garras de Wolverine se extendieran desde la parte posterior de sus guantes (pensé que, dado que Adamantium es indestructible, las garras telescópicas de no más de una molécula de grosor podrían caber en esas cubiertas en la parte posterior de los guantes), Dave y Chris definitivamente mejoraron en esa idea y la llevaron a otro nivel. Aunque absolutamente no tuve la intención de hacer de Logan un felino mutado”.

Wolverine: analizando el pasado

Es difícil discutir el cambio, ya que las garras de Wolverine como parte de sus huesos se han convertido en una parte integral del personaje y su historia de fondo. Wein admitió que hacer que las garras retráctiles de Logan fueran un rasgo anatómico fue una idea mejor. Esto le permitió profundizar en el mutante de una manera nueva.

También ayudó a que Logan pareciera más un mutante o al menos, una criatura peligrosa con la que había que andarse con cuidado.

La biología de Wolverine ha pasado por varios cambios importantes durante su desarrollo en el argumento del cómic: además de las garras retráctiles, el origen de sus huesos cubiertos de adamantium se explicaría más tarde en Marvel Comics Presents de Barry Windsor-Smith.

En esa historia se reveló que su esqueleto fue alterado como parte del programa Weapon X, agregando nuevas capas al personaje. Al final, Wolverine se convirtió en un héroe mucho interesante que el hombre con guantes que debutó como villano contra Hulk.