Durante las últimas semanas, buena parte de los fans de Star Wars han insistido en que The Mandalorian es todo lo que habían deseado ver. La serie lo tiene todo para ser una noble redimensión del universo imaginado por Lucas.

Una historia elegante y sobria, es lo que la mayoría esperaba ver en el cine y no lo logró. De modo que ahora, la gran pregunta de la mayoría de los fans apunta hacia qué podría haber mejorado la experiencia de las precuelas de Star Wars y la más reciente trilogía.

La cuestión se concentra en las precuelas

Las tres películas más criticadas de la franquicia atraviesan lo que parece ser una revisión generosa. Muchos comienzan a preguntarse qué habría hecho con las obras el propio Lucas.

La respuesta es más simple de lo que piensas. Además de mejores actores — sí, nos referimos a Hayden Christensen —, quizás una historia más completa. O al menos, con mayor contexto para comprender los súbitos cambios que muestra su argumento.

En especial Star Wars: Attack of the Clones. Que llegó a los cines en el verano de 2002 y es con distancia la película menos apreciada de la trilogía.

Después de todo, se trata del film que sentó las bases para la transformación de Anakin Skywalker en Darth Vader. Y aunque las series animadas han intentado analizar qué ocurrió con el personaje, el argumento y la premisa de la película sigue siendo tan vago como esquemático.

Hace poco, George Lucas comentó las escenas que no se incluyeron en la versión final que llegó a a los cines y describió que habría sucedido en ellas. Las secuencias, además, están incluidas además en la versión DVD y Blu-ray de las películas.

Te contamos qué fragmentos aportan valiosa información argumento.

Precuelas de 'Star Wars': Padme en el senado

A pesar de su importancia política, Padmé no pasa mucho tiempo en el Senado Galáctico durante la película. Lo que supone una decisión que erosionó su significado como personalidad de considerable importancia en el entramado político de la galaxia.

Hay una escena eliminada que la muestra en acción política, pidiendo que se reduzcan las medidas de seguridad porque siente que son una declaración de guerra. Después de todo, la República se trata de la paz. El personaje plantea el argumento desde la sospecha y deja entrever que Padmé no era tan inocente e inexperta.

La escena continúa con el canciller Palpatine cerrando la sesión, quizás para evitar que los congregados analicen mejor lo dicho por Padme. Después de todo, ya el Lord Sith se encontraba moviendo hilos políticos para crear una tensión insoportable que desencadenara en un conflicto.

Lamentablemente, esta escena fue cortada para evitar la mayor cantidad de jerga política posible.

¿Qué habría aportado una escena semejante a la película? Quizás, tridimensionalidad al personaje de Padmé Amidala. Ya que pareció desaparecer del escenario político y convertirse solo en una excusa para mostrar la lenta transformación de Anakin dentro de las precuelas de Star Wars.

Jocasta Nu le da al Conde Dooku un objetivo

En la escena eliminada, se muestra que hay una estatua del personaje del Conde Dooku (Christopher Lee) dentro de la biblioteca de los archivos Jedi.

Jocasta Nu, la jefa de bibliotecarios de la institución, le comenta a Obi Wan Kenobi que el Lord Sith tiene un evidente parecido en carácter y capacidades con Qui-Gon Jinn (Liam Neeson). De hecho, Nu le revela a Obi-Wan que ambos eran muy semejantes en tantas formas como para ser “unidos y confidentes” presagiando así lo que sucede más tarde cuando Dooku revela que fue mentor de Qui-Gon.

Nu añade además que tanto el uno como el otro estaban “fuera de sintonía con las decisiones del consejo” y también los califica de “idealistas”.

Esto agrega una importante historia de fondo al villano. Y también arroja luz sobre su decisión de dejar atrás la República. Lo que habría permitido entender un poco más el comportamiento del violento y poderoso Sith.

¿Qué habría aportado una escena semejante a la película? El Conde Dooku es un personaje extraordinario, que probablemente necesitaba una mayor conexión con su pasado. Por supuesto, una conversación no es suficiente, pero sí aporta datos sobre lo que pudo haber sucedido en el trayecto de su caída al lado oscuro de La Fuerza.

Padmé ve a Anakin soñar

En una de las escenas de la película Star Wars: Episode III — Revenge of the Sith, Padmé despierta para encontrarse que Anakin está sufriendo de una pesadilla.

En las escenas eliminadas de Star Wars: Attack of the Clones hay una escena similar, pero mucho más significativa y profunda mientras la pareja espera el transporte que los llevará a Naboo.

Anakin está durmiendo con un montón de gente a su alrededor, revolviéndose y murmurando para sí mismo. Cuando se despierta, revela cuánto extraña a su madre y cómo ha sido sometido a sueños de ella en un inmenso tormento, además de agregar que el destino de su madre le provoca “sentimientos prohibidos” que no puede controlar.

En la versión final de la película esto sucede más tarde, mientras la pareja está en Naboo. Y aunque en la película hay una escena semejante, ambas habrían dejado claro que la obsesión de Anakin por lo ocurrido con su madre tenía la suficiente importancia como para hacerle perder el control.

¿Qué habría aportado una escena semejante a la película y a las precuelas de Star Wars? Comprender que Anakin no tuvo una súbita consciencia acerca del trágico vínculo de su pasado con su comportamiento adulto.