Este fue un año decepcionante para el mundo del cine. Cuando se esperaba que el fenómeno de 2018 y el 2019 en taquilla se repitiera a un nuevo nivel, la crisis sanitaria del coronavirus cerró las puertas de los cines del mundo. Se trató de una situación inédita que sacudió los cimientos de la Industria tal y como la conocemos y que además, dejó a medio camino a todo tipo de propuestas y producciones.

Aun así, hubo actuaciones extraordinarias y propuestas que demostraron que a pesar de todo, el cine tiene todavía mucho qué decir y que con toda seguridad, podrá remontar la cuesta a mediano plazo. Te dejamos una lista de las diez actuaciones que marcaron historia en un año atípico de proyectos incompletos y propuestas malogradas y que elevan a sus protagonistas como las mejores actrices de 2020.

Las mejores actrices de 2020

Haley Bennett, ‘Swallow’ de Carlo Mirabella-Davis

Esta es quizás una de las grandes películas del año y no sólo por su argumento inclasificable. Hay una tensión irrespirable y la constante sensación que el guion lleva al historia a lugares imprevisibles. No obstante, su mayor logro es la actuación de Haley Bennett como Hunter, esta mujer de apetitos inexplicables, grotescos y a menudo, peligrosos. Shallow podría ser catalogada de uno de los films de terror del año, pero en realidad, es un retrato fidedigno de lo grotesco desde un punto de vista asombroso. Todo un logro de su actriz y en especial de la confianza de su director en el la capacidad de Bennett para crear belleza en medio de lo terrorífico.

Jessie Buckley, ‘I’m Thinking of Ending Things’ de Charlie Kaufman

En una película inclasificable, con el tiempo convertido en una secuencia trastocada de situaciones inexplicables, Buckley brilla con su actuación de rostro sereno bajo el que parece bullir todo tipo de emociones. No hay una manera sencilla de definir la obra de Kaufman y su actriz lo sabe. De modo que dedica buena parte de su actuación a correr riesgos levemente inquietantes: el rostro sin expresión, los ojos muy abiertos y aturdidos, a medida que su personaje se derrumba con lentitud en ¿el olvido? ¿la fantasía? ¿el desconcierto? No hay una forma sencilla de definir ni mucho menos, elaborar una pauta para lo que Buckley logra hacer en pantalla. Pero algo si está claro: es brillante, hermoso y conmovedor y la convierte en una de las mejores actrices de 2020.

Julia Garner, ‘The Assistant’ de Kitty Green

La asistente de un hombre poderoso y también, un depredador sexual, termina siendo de sus víctimas. Aunque sólo sea por la salvedad de guardar sus secretos y el temor constante que le acompaña a toda hora, el personaje de Julia Garner, es el caleidoscopio de un recorrido inquieto a través de toda un estrato del miedo, la cautela y el dolor emocional. Todo en medio de la percepción de la amenaza constante. Una oficina gris, la sensación del peligro que la rodea. Julia Garner frente a la cámara es una construcción creíble sobre los terrores frente al reflejo del espejo. Mención especial como una de las mejores actrices de 2020.

Vanessa Kirby, ‘Pieces of a Woman’ de Kornél Mundruczó

Kirby logra mostrar los terrores y dolores de la maternidad en una de las películas más duras del año. No sólo se trata de un recorrido por la muerte neonatal, un tema oscuro y aterrador del que se habla poco en el cine, sino de la forma como su personaje sobrevive a una tragedia inimaginable. La actriz logra un recorrido desde el sufrimiento más profundo, hasta una epopeya cotidiana para lograr evitar la desintegración total de su mente en medio de todo lo que debe padecer. El trauma, el terror y el miedo, convertido en algo más inquietante de lo que parece a primera vista.

Frances McDormand, ‘Nomadland’ de Chloé Zhao

No es una sorpresa que McDormand ofrezca extraordinarias actuaciones. Lo que sí lo es sin duda, es la combinación de registros que alcanza en esta obra de género mixto que lleva la noción sobre el poder personal a una nueva dimensión. La actriz encarna el poder, la necesidad de la aventura y una especie de neo espíritu pionero que deslumbra por su crudeza. No hay nada previsible en este personaje capaz de atravesar un país entero en caravana, en medio de situaciones caóticas, pero en busca de algo muy parecido a la redención.

Elisabeth Moss, ‘El hombre invisible’ de Leigh Whannell y ‘Shirley’ de Josephine Decker

En un año normal, sería el de la definitiva consagración de Moss como la gran actriz de su generación. Comenzó el año con el primer — y uno de los pocos éxitos de taquilla — de la industria, al sorprender con su actuación en la reinvención de El hombre Invisible. Como una esposa maltratada, que lleva los secretos de sus vivencias a cuestas, la película se basa más en la capacidad introspectiva de la Whannell que en lo que pueda mostrar.

Después, encarnaría a la escritora Shirley Jackson en una actuación desconcertante que convierte a escritora de terror más enigmática del siglo XX en un monstruo silencioso, hermoso y poderoso, al borde de la locura. Juntas, ambas actuaciones son un prodigio de asombrosa calidad y buen hacer. Un binomio sorprendente que muestra a Moss en toda su potencia creativa. Sin duda, una de las mejores actrices de 2020.

Carey Mulligan, ‘Promising Young Woman’ de Emerald Fennell

Las películas de venganza suelen depender casi del todo de sus actores principales, en especial cuando son la víctima y el agresor a la vez. En esta extrañísima búsqueda de reivindicación y poder, Mulligan crea un personaje que atraviesa todos los estratos de la ira, el miedo y al final, una explosión ciega de destructora — y burlona — capacidad para la expiación. Todo a la distancia de una sonrisa maliciosa.

Amanda Seyfried, ‘Mank’ de David Fincher

Quizás una de las actuaciones femeninas del año y la que seguramente, engrosará la lista de las futuras nominaciones al Oscar. Seyfried es mucho más que el personaje histórico que interpreta: es una percepción sobre la condición de las mujeres en un Hollywood aprensivo, claustrofóbico y violento contra las mujeres, además de matizar a Marion con una inteligente sutil y despiadada. Toda una colección de versiones sobre una mujer menospreciada y desconocida en el mundo del cine actual.

Anya Taylor-Joy, ‘Emma’ de Autumn de Wilde

Interpretar un personaje de Jane Austen es uno curioso reto: se trata de reinventar no sólo a una mujer que seguramente ha sido encarnada más de una vez, sino sin duda por las grandes actrices de varias épocas distintas. Taylor — Joy lo hace con toda la gracia y la malicia de una adolescente inquieta, pero también, con la solida convicción de todo un nuestro estrato acerca de la feminidad, el poder y el tiempo que transcurre como una forma de entender mejor lo que ocurre en su mente. El resultado es un personaje memorable, poderoso y seguramente, uno de los mejores del año. A la distancia de un jaque mate brillante.

Evan Rachel Wood, ‘Kajillionaire’ de Miranda July

Es difícil decir qué está ocurriendo en realidad en Kajillionaire, mientras Wood va de un lado a otro con una sonrisa siniestra y planeando en silencio planes cada vez más elaborados, malvados y destructivos. La actuación de la actriz sorprende por su capacidad para llevar lo que parecía un plan torpe a un nivel de solemne ferocidad que llegado a cierto punto, la convierte en un monstruo de rostro sin expresión, capaz de las atrocidades más desconcertantes. Una actuación de las suelen cimentar carreras pero sobre todo y en el caso de Wood, demostrar el amplio crisol creativo que todavía tiene a su disposición una actriz con una filmografia dispar.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.