No todas las personas contagian la COVID-19 por igual. Esto depende en parte de la carga viral, por supuesto. Cuanto mayor sea, más contagiosa será esa persona. Pero los superpropagadores de coronavirus pueden deberse también a otras cualidades.

Con el fin de determinar cuáles son, un equipo de científicos de la Universidad de Florida Central ha llevado a cabo un estudio mediante modelado informático en el que se analizan varios factores anatómicos. De este modo, han dado con uno que parece estar implicado en que el virus viaje más lejos “a bordo” de los estornudos: la presencia de todos los dientes.

Superpropagadores de coronavirus con una dentadura perfecta

En el estudio, publicado en Physics of Fluids, realizaron simulaciones tridimensionales del estornudo de pacientes infectados, con diferentes cualidades anatómicas, tanto nasales como orales.

Curiosamente, la que más influyó en la distancia a la que viajaba el estornudo fue la presencia de una dentadura completa. De hecho, en estos casos los aerosoles viajaban un 60% más lejos que en los modelos a los que faltaba algún diente. ¿Pero por qué?

La causa, al parecer, está en cómo las piezas dentales estrechan el chorro de aire, haciéndolo más fuerte y turbulento. Observaron que la obstrucción por algún motivo de las fosas nasales también podría convertir a algunos pacientes en superpropagadores de coronavirus. Sin embargo, no fue tan relevante como en el caso de los dientes.

Otros factores

A la carga viral y la presencia de una dentadura completa se unirían factores que ya se han estudiado con anterioridad. Por ejemplo, se sabe que cuando una persona habla muy fuerte o canta puede generar aerosoles que viajen mucho más lejos.

Es, de hecho, la razón por la que, especialmente en la primera ola, se dieron numerosos casos de brotes en templos religiosos. Ocurrió en España, pero también en otros países, como Corea del Sur. También es el motivo por el que se ha recomendado que estas navidades no se hagan misas cantadas.

Son muchos los factores que pueden convertir a las personas en superpropagadores de coronavirus. Pero la mayoría de ellos se frenan muy eficientemente con el buen uso de mascarilla y el mantenimiento de la distancia de seguridad.
Por eso, si usas dentadura postiza no es necesario que te la quites para salir a la calle. Basta con que todas tus mucosas estén dentro de la mascarilla. Si absolutamente todo el mundo hiciera eso bien no tendríamos que preocuparnos tanto por la distancia de los aerosoles.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.