Todos conocemos la teoría, más que aceptada, de que la extinción de los dinosaurios se debe a las consecuencias de la caída del asteroide Chicxuhub, que cayó en la zona de la Península de Yucatán en México hace 66 millones de años. Sin embargo, a pesar de que está más que extendida y muy aceptada por gran parte de la comunidad científica, de vez en cuando surgen estudios que discrepan. O que cuentan que, quizás, los dinosaurios ya estaban en declive antes de la llegada del meteorito a la Tierra. Entonces, ¿es posible que los dinosaurios estuvieran ya desapareciendo cuando cayó el meteorito?

Muchos investigadores apuntan a que hay un "apoyo abrumador para un declive a largo plazo en todos los dinosaurios y dentro de los tres grupos principales de dinosaurios". Sin embargo, no todos los paleontólogos están de acuerdo con esta afirmación. Y es aquí donde entre el nuevo estudio, publicado en la revista científica Royal Society. Estos resultados son los últimos de un largo y prolongado debate sobre la extinción de los dinosaurios no aviares.

Hipótesis "muy polémica"

Es más, según explican desde ScienceAlert esta hipótesis es muy polémica. De hecho, desde que se presentó la idea por primera vez hace años se han hecho varias investigaciones, pero las conclusiones no terminaban de gustar a todo el mundo. No por los datos en sí, sino por "las interpretaciones extraídas". Esto es porque faltan muchos fósiles y los sesgos en el muestreo están ahí. Por lo que podría significar que se está sobreestimando la cantidad de unos y subestimando la de otras especies. Y eso es un problema

El paleontólogo Joe Bonsor, de la Universidad de Bath y autor de este nuevo estudio, explica el punto de su investigación:

"Estudios anteriores realizados por otros investigadores han utilizado varios métodos para llegar a la conclusión de que los dinosaurios se habrían extinguido de todos modos, ya que estaban en declive hacia el final del período Cretácico", explicó el paleontólogo Joe Bonsor de la Universidad de Bath.

"Sin embargo, mostramos que si expande el conjunto de datos para incluir árboles genealógicos de dinosaurios más recientes y un conjunto más amplio de tipos de dinosaurios, los resultados no apuntan a esta conclusión. De hecho, solo la mitad de ellos lo hacen".

Extinción de los dinosaurios

En esta investigación se han usado métodos estadísticos para observar la tasa de especiación dentro de las familias de dinosaurios. En vez de contar el número de especies presentes en ese momento y usar para ello registros fósiles. De esta forma, se han analizado "miles de combinaciones de árboles genealógicos en 12 familias de dinosaurios". Por lo que los investigadores probaron si la diversificación de especies se estaba desacelerando, permaneciendo igual o acelerándose antes del impacto del asteroide. De esta forma vieron cómo de rápida era el reemplazo de unos dinosaurios muertos por otros nuevos.

Solo 518 (menos del 20%) de los 2.727 modelos de especiación mostraron inequívocamente una disminución terminal antes del impacto del asteroide. Por lo que este equipo dice que son escépticos de la teoría de la extinción terminal. Es más, mantienen que la diversidad de dinosaurios en el Cretáceo Tardío se mantuvo alta.

"El punto principal de nuestro artículo es que no es tan simple como mirar algunos árboles y tomar una decisión. Los grandes sesgos inevitables en el registro fósil y la falta de datos a menudo pueden mostrar una disminución en las especies, pero esto puede no ser así. ser un reflejo de la realidad del momento. Nuestros datos actualmente no muestran que estuvieran en declive, de hecho algunos grupos como los hadrosaurios y ceratopsianos estaban prosperando y no hay evidencia que sugiera que se habrían extinguido hace 66 millones de años si no hubiera ocurrido el evento de extinción".

Pero no es solo un estudio el que lo dice, tal y como señala ScienceAlert. Otro estudio reciente respalda estos resultados ya que encontró que los hábitats de los dinosaurios norteamericanos no disminuyeron durante el Cretácico Superior.

Limitaciones de la investigación

No obstante, igual que los estudios anteriores tenían sus limitaciones. Esta nueva investigación también las tiene. Por ejemplo, es posible que no exista la correlación entre las tasas de especiación en la evolución y extinción de los dinosaurios. Es, más bien, una suposición que los investigaciones hacen en retrospectiva.

"Es posible que nunca sepamos los verdaderos niveles de especiación y extinción de los dinosaurios mesozoicos. Pero un mayor enfoque en llenar los vacíos en el registro fósil será la forma principal en la que los paleontólogos continuarán construyendo un una imagen más precisa de la diversidad de dinosaurios en el pasado".

En definitiva, este nuevo estudio pone el enfoque en las numerosas brechas y sesgos que todavía hoy tenemos en nuestro conocimiento. Los investigadores, además, piden una investigación continua que sea detallada, controlada regionalmente y bien distribuida en el tiempo para recrear la historia de la mejor manera posible. Porque aunque no podemos saber exactamente qué pasó, sí podemos hacernos una idea gracias a la ciencia.