Samsung comienza a preparar el terreno para el lanzamiento de su próximo smartphone de referencia: el Galaxy S21. La compañía ha presentado oficialmente el esperado SoC Exynos 1080, que competirá a lo largo del próximo año con chips como el Snapdragon 875 de Qualcomm o el A14 Bionic de Apple.

Este SoC da el paso hacia la litografía de 5 nm EUV FinFET, equiparando así a las propuestas de Apple y Huawei –cuyos SoCs más avanzados también son de 5 nanómetros–. Este, no obstante, es solo el primero de una extensa lista de cambios.

En primer lugar, Samsung ha decidido decir adiós a los núcleos custom que hasta ahora incorporaba en sus procesadores. El Exynos 1080 opta en su totalidad por núcleos de ARM, que adoptan una configuración 1+3+4. Concretamente, Samsung ha decidido montar un núcleo Cortex-A78 a 2,8 GHz, tres núcleos Cortex-A78 a 2,6 GHz y cuatro núcleos Cortex-A55 a 2 GHz. La idea, como en procesadores anteriores, es que los cuatro núcleos Cortex-A78 se activen cuando el teléfono está procesando tareas exigentes, mientras que los cuatro núcleos Cortex-A55 –que son más eficientes energéticamente– son los que entran en funcionamiento el resto del tiempo.

Samsung asegura que, comparando con el Exynos 990, estos cambios en la CPU se traducirán en una mejora del 50% en las pruebas mononúcleo y del 100% en las pruebas multinúcleo. Este chip, por lo tanto, será significativamente más capaz que el presente en los Galaxy S20.

El Exynos 1080, más allá de la CPU

Samsung
Imagen: David Ortiz.

Samsung también ha incorporado en el Exynos 1080 una nueva unidad de procesamiento gráfico. La escogida es la Mali-G78 MP10, que promete un rendimiento un 130% superior a la GPU del Exynos 990. Esta está acompañada además de una unidad de procesamiento neural encargada de procesar todas las tareas relacionadas con inteligencia artificial.

El Exynos 1080 es cuenta con un módem 5G compatible con las redes sub-6 GHz y mmWave. Este elemento está integrado en el propio chip, a diferencia de la generación anterior, que recurría a un módem externo –que ocupa más espacio en el interior y consume más energía–. El chip, cómo no, también soporta Wi-Fi 6 y Bluetooth 5.2.

En lo que a pantallas se refiere, el Exynos 1080 es compatible con paneles WQHD+ a un máximo de 90 Hz y hasta 144 Hz con una resolución Full HD+. Esto supone un paso hacia delante respecto al Exynos 990, que únicamente podía impulsar pantallas WQHD+ a 60 Hz.

Un acuerdo con Vivo

Vivo

El Exynos 1080 no solo estará en el Galaxy S21 de Samsung. En el evento, la compañía ha revelado que Vivo también hará uso de este SoC en sus productos de alta gama. La marca china, hasta ahora, ha recurrido principalmente a las soluciones de Qualcomm para sus productos de alta gama.

Los primeros productos con el Exynos 1080 llegarían al mercado a lo largo de 2021. Se espera que el Galaxy S21 sea uno de los primeros en estrenarlo. Su anuncio oficial, según los rumores más recientes, podría producirse en enero, un mes antes de lo habitual.