Las grandes plataformas de contenidos a la carta como Netflix, Amazon o HBO, deberán destinar parte de sus ingresos para financiar el cine español. Concretamente con el 5% de su facturación anual en España.

Esta medida no es nueva para las plataformas españolas, que ya aportaban esa cifra a sufragar las inversiones en el cine español, pero quedaba un resquicio en el que las grandes empresas no europeas como Netflix, Amazon o HBO estaban exentas.

Ahora, la llamada “tasa Netflix” será aplicada a todas siempre y cuando cuenten con unos beneficios reales de más de 50 millones de euros. Decimos reales porque habitualmente se usan países con una reducción de impuestos como intermediarios para pagar menos impuestos en España y aumentar las ganancias hacia la empresa matriz.

Un claro ejemplo es Netflix, en que solo abonó 540.000 euros en España durante 2018. Pera evitar que se tome esa cifra en el cálculo de esta contribución, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia tutelará un registro específico en el que se tendrán en cuenta los suscriptores y las cuotas cobradas.

Así se repartirá “la tasa Netflix”

fallos científicos en series

Si una plataforma como Netflix supera los 50 millones de euros, tendrán que aportar un 5% de esa cantidad. De ese porcentaje, al menos un 70% irá destinado a producciones independientes y, al menos un 40%, para las películas en castellano u otra lengua oficial.

Aquellas empresas que no superen los 10 millones de euros de ingresos en España, estarán exentas de realizar cualquier abono para subvencionar las producciones europeas y españolas. De momento, YouTube se queda fuera de esta nueva normativa atenderse que su cometido no es el mismo y no está radicada en España.

Esta normativa comenzará su periodo de consulta hasta el próximo 3 de diciembre. Durante este plazo, las productoras afectadas podrán realizar las correspondientes alegaciones. Con lo cual, no es una aplicación inmediata y todavía se prolongará en el tiempo hasta que finalmente se apruebe.

No será la única medida

Para seguir protegiendo el cine europeo, no solo se busca recaudar fondos de inversión, también la visibilidad. Gracias a esta ley, los servicios de streaming como Netflix o HBO tendrán que añadir a su catálogo al menos un 30% de contenido de producciones realizadas en Europa.

Así se garantiza una mayor visibilidad y la oportunidad de desarrollo a autores y trabajadores del sector. El porcentaje estará basado en el número de títulos, no el total de números de producción. Es decir, una película o serie contará como una unidad en el volumen de segmentación.

Con lo cual, la nueva Ley no solo busca una manera para recaudar fondos de empresas como Netflix o Amazon, también se busca la finalidad de darle mas visión a los contenidos producidos en europeos. Netflix por ejemplo, tiene títulos producidos en España como la exitosa serie “La casa de Papel”, del cual comenzó bajo la firma de Antena 3.