Elon Musk no quiere dejar ningún fleco suelto para este 2020, al menos en lo que al coronavirus y su polémica visión de la pandemia se refiere.

El fundador de Tesla ha escrito una nueva línea en su escepticismo sobre el virus que ha recorrido el planeta este año. Y lo ha hecho, como no, a través de su cuenta personal de Twitter. El empresario anunciaba la posibilidad de haberse contagiado en en su viaje Alemania de los últimos días, especialmente tras tener los primeros síntomas de un contagio leve del virus. Como consecuencia Elon Musk se ha sometido a la consecuente prueba.

Tras cuatro test rápidos de antígenos, dos dieron positivo y las otras dos negativo. Fue entonces cuando el multimillonario publicó su polémico texto que inicia con una declaración de intenciones: «Algo extremadamente falso está sucediendo». Musk ponía en duda, entonces, los datos de contagios a nivel mundial así como la efectividad de las pruebas.

En cualquier caso, el empresario ya se ha sometido a la prueba PCR, de la cual obtendrá los resultados en las próximas 24 horas, y que cuenta con una mayo tasa de acierto.

No es la primera vez, pese a todo, que Elon Musk se pone del lado de los escépticos del virus. En los albores de la pandemia, él mismo dudaba de la mera existencia del virus que ya comenzaba a asolar Europa. En marzo de este mismo año, el empresario aseguraba en una carta a sus empleados que «era más probable morir de un accidente de tráfico que del virus». Tras esos comentarios llegó su posicionamiento contra los confinamientos en Estados Unidos, una medida que consideraba cercana al fascismo. Obviamente, en esos comentarios había implícito un interés comercial: los confinamientos obligaban a cerrar sus instalaciones y, con ello, parar la producción. Semanas después, Tesla anunciaba la apertura de sus puertas obligando a los operarios a regresar a riesgo de perder sus bonificaciones.

Desde entonces, la relación de Elon Musk con el virus no ha mejorado. Llegó a afirmar que no habría ningún contagio en Estados Unidos precisamente en el momento en el que ya se contaban por miles en la costa este; también cuando los fallecidos empezaban a aumentar principalmente en Nueva York. Ahora, y antes de la negativa de la efectividad de los test, el empresario ya dio otro polémico titular: ni él ni su familia se vacunarían. Una posición que comparten casi el 33% de los estadounidenses, según Ipsos MORI, y que va en aumento con el crecimiento del sector escéptico.

Según una entrevista a Sway, el empresario aseguraba que nadie de su familia corría riesgo de contraer el virus –el tiempo ha demostrado su error y contradicciones, puesto que ya en enero dijo haber pasado la enfermedad–, por lo que no se vacunarían una vez estuviese disponible. Todo sustentado bajo la falsa idea, también defendida en una entrevista al New York Times, de que los niños y jóvenes no corren ningún riesgo de contagiarse o tener síntomas graves.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.