Un grupo de científicos de EE.UU., Canadá y China detectó señales de radio que provienen desde el interior de la Vía Láctea, según una investigación publicada en Nature que recoge The Independent. De acuerdo al reporte, estas señales son hasta 100 millones de veces más potentes que el Sol. Debido a que es una ráfaga rápida de radio (FRB) cuya duración es de apenas una fracción de segundo, detectarla era una tarea bastante complicada. Además, surgían otros obstáculos como la lejanía del origen y lo impredecible que resulta su aparición.

Ahora, sin embargo, fue posible identificarla para continuar su estudio. Por el momento se desconoce la ubicación específica del origen, pero los científicos están convencidos de que la fuente está ubicada en nuestra galaxia. ¿Cómo se originó la señal de radio? La investigación apunta a un magnetar, una estrella de neutrones que se alimenta de un campo magnético de gran intensidad. Aunque previamente han surgido teorías que no descartan la intervención de tecnología extraterrestre, al menos con esta señal no sería el caso.

La primera ráfaga rápida de radio detectada en la Vía Láctea

Fue el pasado 27 de abril cuando los investigadores pudieron identificar emisiones de rayos X y rayos gamma que provenían de un magnetar ubicado en un extremo de la Vía Láctea. Un día después, intervinieron dos telescopios de Estados Unidos para estudiar el fenómeno, pero su hallazgo fue significativamente mayor al esperado; lograron detectar una señal que los científicos bautizaron como FRB 200428. Es la primera ráfaga rápida de radio que se detecta dentro de la galaxia y la primera en transmitir ondas de radio en diferentes frecuencias.

«Existe un gran misterio en lo que se refiere a qué produciría estos grandes estallidos de energía, que hasta ahora hemos visto venir de la mitad del universo. Esta es la primera vez que pudimos vincular una de estas exóticas ráfagas de radio rápidas a un solo objeto astrofísico«, señaló Kiyoshi Masui, profesor asistente de física en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y responsable de dirigir al equipo involucrado en la investigación.

Tras el descubrimiento de los primeros FRB en 2007, los magnetares fueron considerados como el causante más probable. No obstante, gracias al hallazgo reciente finalmente ha sido posible obtener evidencia que respalde esa teoría. Pragya Chawla, quien participó en el estudio, señaló lo siguiente: «Calculamos que una ráfaga tan intensa proveniente de otra galaxia no se podría distinguir de algunas ráfagas rápidas de radio, por lo que esto realmente da peso a la teoría que sugiere que los magnetares podrían estar detrás de al menos algunos FRB».

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.