Nos encaminamos a fin de año, de un año complicado en todos los sentidos y que aún tendrá continuación en el próximo 2021. Mientras el sector político vive su propia pandemia, el mundo lidia con el verdadero virus y los diferentes sectores económicos bregan por mantenerse a flote, los análisis sobre el estado del emprendimiento en España acaban de cerrar su tercer trimestre con unos buenos resultados en la financiación de startups. Es el momento en el que mayores exits históricos se han producido: liderados por Vudoir e Idealista.

Con un tejido económico basado en el turismo de sol y playa, ahora en horas bajas por la falta de turistas internacionales, no fueron pocas las voces que pusieron el ojo en el sector emprendedor como solución a la crisis venidera. Después de todo, la crisis de 2008 y posteriores años fue el germen de las que hoy son las principales compañías tecnológicas tanto en España, como a nivel internacional.

Con esto, y pese a la situación, el estado de las inversiones en startups en España parece mantenerse por encima de lo esperado. Según la Fundación Innovación Bankinter, durante el tercer trimestre del año se han registrado inversiones récord en startups. Desde la organización explican que "es un panorama más positivo de los esperado, que se explica por la adaptación del sector a la situación". Así como al apoyo por parte de los inversores, que han mantenido su tendencia de inversión pese a la incertidumbre de los meses venideros.

Si bien es cierto que el volumen de inversión ha descendido respecto a la serie histórica, el número de operaciones continúa aumentando. 85 en los últimos tres meses alimentado, principalmente, por las operaciones pre-seed y seed. En lo que llevamos de año, la cuenta asciende a 224 operaciones, un 26% más que lo registrado en 2019, pero con un 21% menos de financiación de startups.

Son las grandes operaciones, aquellas que afectan a las grandes compañías en un estado de madurez más avanzado, las que se desploman desde el fin del verano: un 75%. Un sector liderado por Devo, que ha batido el récord de los 50 millones de inversión, Goi, Voovio, Movo con sus 13 millones para aprovechar el tirón de la movilidad, y Bnext que sigue financiando su expansión en Latinoamérica.

En este sentido, y aunque es cierto que el parón ha venido para esos grandes volúmenes, para Javier Megías, de Bankinter, "no es que se hallan cancelado, sino que se han atrasado". Pasando de 13 grandes operaciones en 2019 a las 3 de este año, Megías también apunta a que aún no hay que dar por perdido el año: "Me costa que hay alguna que se puede cerrar antes de fin de año y aún puede cambiarlo todo".

Pese a todo, esto no son malas noticias para el sector, que está empezando a cambiar la forma de ver el ecosistema. De las inversiones explosivas para crecer mucho y rápido –en la lista podemos tener a un Wallapop o Cabify a nivel nacional, o un Uber en Estados Unidos, que ahora están en la búsqueda de esos números verdes– se está pasando a la búsqueda de beneficios. "Se empieza a percibir en todo el mundo que cada vez hay más foco en el beneficio que en el crecimiento, que tengan camino a la generación de ingresos", apunta Megías.

Adiós Asia, hola Estados Unidos

2020 es un año al que hay que coger con pinzas, en todos los sentidos. También en lo que a origen de las inversiones se refiere.

Origen operaciones
Datos Observatorio de Startups de Bankinter

En la serie histórica, algunos aumentan su participación y otros simplemente desaparecen. Es el caso de Asia, que ha ido reduciendo hasta la nada sus inversiones en España –y en todo el mundo–. "Hay años en los que estos tienen un peso muy fuerte y otros en los que no", explican desde Bankinter, "estoy seguro de que volverán".

Con un SoftBank, uno de los fondos más activos a nivel mundial en horas bajas –aún intentando recuperarse de sus últimas inversiones fallidas– y una pandemia que ha cerrado los mercados asiáticos en un intento de proteccionismo, aún queda tiempo para ver a Asia de compras por occidente. Algo similar a lo que le ocurre a Europa, región muy castigada por la pandemia y que de momento se repliega hasta nuevo aviso.

El que, de momento, no tiene freno es Estados Unidos. El país norteamericano ha empezado a tomar a Europa, y por consiguiente a España, en serio:

"Desde EE.UU. dicen que es que hay que mirar a Europa con más interés. Los VC extranjeros han invertido de forma histórica en fases tardías, pero están invirtiendo en Series A y en Fases Semilla, cuando antes era difícil verlos antes de la Serie C".

Madrid a la cabeza de la financiación de startups

En la línea de las cosas atípicas que ocurren en 2020, la balanza de las inversiones en lo que a destino geográfico se refiere, también ha cambiado.

Barcelona, que históricamente ha ocupado el trono, cede el puesto a Madrid: las 7 principales operaciones de inversión son compañías de Madrid con 148 millones de euros en 32 operaciones, casi 3 veces superior a Barcelona con 50 millones de euros y 31 operaciones. Tras ellas, el tercer hub es Valencia.

Ahora bien, desde Bankinter apuntan a que esto no es una tendencia que se continúe en el tiempo: las grandes ciudades buscan grandes rondas que, de momento, están estancadas; una vez regresen recuperarán su vigor.

Igualmente, "la idea es que Madrid y Barcelona se igualen", y den el paso a Valencia que está empezando a dejar las rondas seed para atraer fondos de mayor madurez. O incluso Murcia, que se posiciona en el mapa con Odilo y su ronda de 10 millones.

Ahora bien, qué ocurre con el aumento del éxodo de las ciudades: ¿habrá una mayor distribución de la financiación de startups fuera de los principales hubs?. Para Megías "se ha producido una rotura de las limitaciones geográficas" como consecuencia del coronavirus: se acaba con la idea de invertir en lo que uno conoce y tiene más cerca, se pasa al mundo online. "Empezamos a invertir en compañías con las que no nos hemos visto nunca" y eso es una buena noticia para la expansión.