Suecia ha seguido los pasos de Estados Unidos y anunció que vetará a Huawei y ZTE de sus redes 5G. De acuerdo con AP, el país europeo se suma a la lista de países que cierran la puerta a los fabricantes chinos por cuestiones de seguridad nacional.

Según el órgano regulador sueco de telecomunicaciones, las cuatro operadoras que ofertan por las frecuencias no deberán utilizar equipos de Huawei o ZTE. La decisión llega luego de una evaluación del Servicio de Seguridad Sueco (Säpo), quien determinó que no existen condiciones de seguridad.

Klas Friberg, jefe del Säpo, declaró que China es una de las mayores amenazas para Suecia. El gobierno asiático realiza ciberespionaje para promover su propio desarrollo económico y capacidades militares. Al igual que EE.UU., las autoridades suecas acusaron al país de robo de tecnología, investigación y desarrollo.

Frieberg mencionó que las potencias extranjeras han intensificado su actividad de inteligencia en los últimos años, por lo que las redes 5G deben ser seguras. La noticia del veto cae como balde de agua fría para Huawei, quien dijo estar sorprendida y decepcionada. Ante las declaraciones del jefe del servicio de seguridad, la tecnológica niega que sea un riesgo para la seguridad.

Reino Unido también prohibirá el 5G de Huawei

Huawei

Con esta decisión Suecia se une a Reino Unido como otro país de occidente que niega la participación de Huawei en sus redes 5G. Hace unos meses las autoridades británicas le dieron un ultimátum a las operadoras: no podrán instalar equipos del fabricante chino después del 1 de enero de 2021 y se prevé que el país esté libre de dispositivos de Huawei en 2027.

Al igual que los responsables de seguridad de Suecia, un organismo regulador de la ciberseguridad de Reino Unido remarcó los fallos de seguridad en equipos de Huawei. Pese a que el fabricante chino reconoció las vulnerabilidades y se comprometió en resolverlas, las autoridades británicas decidieron cortar por lo sano e impedir el despliegue del 5G.

El Gobierno de Suecia prohibirá la instalación de equipamiento de Huawei y ZTE, mientras que aquel que ya se encuentra instalado deberá retirarse antes que inicie el 2025. La decisión beneficiará a empresas como Nokia o Ericsson, quienes impulsarán su tecnología para el desarrollo de las redes 5G. Si bien ambas no tienen el potencial de Huawei, al menos garantizarán la seguridad.