the mandalorian camtono
– Oct 22, 2020, 12:01 (CET)

Los buenos motivos para ocultar los personajes centrales de la nueva temporada de ‘The Mandalorian’

Hay pocos detalles concretos sobre el argumento de la segunda temporada de The Mandalorian, pero el más evidente es todo el esfuerzo que está haciendo la producción para ocultar los nombres de los personajes sorpresas que — en teoría — formarían parte del elenco. Desde set cerrados, actores con capuchas hasta la negativa a difundir el nombre del cast oficial, las maniobras de Disney Plus para el mantener el secreto sólo aumentan de manera exponencial la expectativa alrededor del estreno.

Disney es un estudio con enorme experiencia en el control de información sobre sus estrenos y en especial, en cómo mantener al público interesado en sus productos más exitosos. The Mandalorian es uno de los ejemplos más cercanos y pulcros: la primera temporada se anunció y se promocionó sin que una sola imagen de la gran sorpresa del argumento apareciera en algún medio especializado o red social. El secreto de Baby Yoda fue tan bien guardado que su primera aparición causó conmoción en buena parte de los fans y convirtió al pequeño personaje en uno de los más populares de la saga de manera casi instantánea, y en el foco de atención de la serie.

Ahora, para la segunda temporada, la compañía juega con las piezas de información de la misma manera pero a una escala por completo distinta: a pesar de anunciar que The Mandalarian comenzaría a tener nexos mucho más claros con el canon tradicional y en especial, los personajes más famosos, por ahora es un secreto bien guardado quienes formarán parte — o al menos, como lucirán o cual será su importancia — del argumento de los nuevos episodios.

Hasta ahora, solo sabemos Din Djarin y Baby Yoda explorarán la galaxia en busca de sus respectivos hogares, con el malvado Moff Gideon del Imperio en su busca y con el Darksaber en mano. Ya fue anunciado además que se unen al elenco Rosario Dawson como Ahsoka Tano, Katee Sackhoff como Bo-Katan Kryze, Temuera Morrison como Boba Fett (presumiblemente) y Timothy Olyphant como Cobb Vanth, entre otras estrellas invitadas confirmadas y caras que regresan desde la primera temporada.

Pero a pesar de todas las confirmaciones, dimes y diretes, la campaña de promoción de Disney para la nueva temporada no incluye a ninguno de los nuevos personajes, su aspecto, importancia o incluso la más leve insinuación sobre su importancia. Por supuesto, la breve mención — hipotética — de Boba Fett atrajo fanáticos de las películas originales de Star Wars, mientras que la llegada de Ahsoka, es una campanada de atención para los devotos de la serie animada. Pero el estudio, insiste en sólo mostrar en los avances a Din Djarin y Baby Yoda, con breves apariciones Cara Dune y Greef Karga. De hecho, a través de imágenes, carteles e imágenes oficiales, la única gran revelación que la producción brindó hasta ahora es la confirmación del casting de Sasha Banks en un papel no especificado.

¿Se trata de un error táctico o de planificación de la publicidad? No lo es: en realidad y tomando en cuenta lo sucedido con Baby Yoda, lo más probable es que la ausencia de los grandes nombres en la promoción de la segunda temporada de The Mandalorian tenga un objetivo: evitar contar los puntos dramáticos o de impacto más importantes del argumento.

Se trata de un recorrido complicado a través del Universo de Star Wars, que notoriamente lleva aparejado la idea de conectar la historia de la serie con el resto de la franquicia, lo que podría convertir al primer Live Action de la saga, en el nudo conector tanto de lo que vemos en la pantalla grande como en las series animadas. Un golpe de efecto que podría sostener a la historia imaginada por George Lucas de una manera nueva, original y sobre todo, conservando el entusiasmo de los fanáticos alrededor de The Mandalorian.

The Mandalorian: un secreto dentro de un secreto

¿No te convence demasiado el argumento? Hagamos contexto: la ausencia de Baby Yoda del marketing demostró que el personaje no era un simple Porg. Su aspecto, ternura y sobre todo, su cualidad simbólica podrían haberle convertido no sólo en un personaje entrañable sin mayor trascendencia, sino restar su cualidad de enigma que sostiene al resto de la serie. Se trató de un impacto cultural inmenso, lo que le dio a The Mandalorian mucha más exposición de la que hubieran recibido de otra manera.

La misma estrategia se repite con la segunda temporada: desde guardar con cuidado los secretos de la historia — algo que sin duda indica que es mucho más compleja e importante que un simple viaje en búsqueda de información — hasta la actuación de los personajes, la campaña de marketing está dejando claro que The Mandalorian avanza hacia convertirse en un producto complejo que podría combinar varias de las líneas argumentales de Star Wars de una manera en la que hasta ahora, no se había hecho.

Un buen ejemplo, es el caso de Moff Gideon (que debutó en la temporada 1, pero aun está ausente en el marketing de la temporada 2), lo que al parecer es insinuación directa de su importancia capital en la forma en como comprendemos al mal en los nuevos episodios. La capa y la daga ayudan a mantener la naturaleza sombría del villano, como una película de terror que nunca muestra completamente al monstruo.

La ambigüedad es la mayor fuerza detrás de The Mandalorian, que con su estilo elegante, sobrio y adulto, tiene toda la intención de convertir a la historia del Mandaloriano y su pupilo, en lo que sin duda pudo ser la reciente trilogía: un punto de inflexión entre el Universo tradicional y un nuevo viaje a través de la Galaxia, tal y como la imagino George Lucas.

Convertida en un éxito de audiencia y de crítica, la serie es quizás el futuro de la saga y en eso, radica su capital importancia al momento de comprender la forma en que se analiza sus mensajes dentro de la estructura general de la historia. Todo un logro que añade interés a lo que podemos esperar de la franquicia y más allá de eso, la forma en que Disney manejará las diferentes historias a largo plazo.