A unas horas del anuncio de los nuevos procesadores Zen 3 de AMD, Intel no se quiere quedar atrás. El fabricante confirmó el lanzamiento de la 11ª generación de chips — Rocket Lake-S — para equipos de escritorio.

De acuerdo con VideoCardz, los próximos procesadores de Intel se lanzarían a principios de 2021. La empresa actualizó su ventana de lanzamiento para la semana 10 del próximo año, que va del 28 de febrero al 6 de marzo de 2021.

En palabras de John Bonini, presidente del grupo de equipos escritorio, workstations y juegos en Intel:

Me complace confirmar que la próxima generación de procesadores de escritorio Intel Core de 11a generación (con nombre en código «Rocket Lake») llegará en el primer trimestre de 2021 y brindará soporte para PCIe 4.0. Será otro procesador fantástico para juegos y nos complace revelar más detalles en un futuro próximo. ¡Hay mucho más por venir, así que estad atentos!

Intel competirá de frente con AMD y sus Ryzen 5000 basados en la arquitectura Zen 3. La tecnológica no quiere ceder más terreno a su competidor y prepara procesadores con soporte para PCIe 4.0 y gráficos Intel Xe Gen12. Los Rocket Lake-S serán fabricados bajo el proceso de 14 nm y serán compatibles con el socket LGA1200 de las placas existentes (serie 400).

Los nuevos chips Rocket Lake-S también incluirán Thunderbolt 4, mayor soporte DDR4 de forma nativa, compresión E2E y AV1/HEVC de 12 bits, 20 carriles de CPU PCIe 4.0, LAN de 2.5 Gb, HDMI 2.0 integrado y nuevas opciones para overclocking.

Rocket Lake-S será un cambio revolucionario de Intel

Según los primeros benchmarks, una de las características más llamativas es que alcanzarán velocidades cercanas a los 5.0 GHz en modo boost. Una filtración de Geekbench revela detalles sobre un procesador de 8 núcleos y 16 hilos con frecuencia base de 3.41 GHz y boost de 4.98 GHz. La empresa aprovechará su experiencia en los 14 nm para ofrecer un procesador sin compromisos para el usuario entusiasta.

Hasta ahora los detalles sobre los nuevos procesadores de Intel son escasos, aunque algunos expertos apuntan a que la llegada de Rocket Lake-S significará un cambio revolucionario. Esto caería bien a Intel, quien en los últimos meses no la ha pasado bien. Tras el retraso del salto a los 7nm, la empresa sufrió una restructuración y dijo adiós a su jefe de ingeniería.

El anuncio más reciente se enfocó en su nueva línea de procesadores Tiger Lake para portátiles, los cuales llegaron con grandes mejoras. Los procesadores de bajo consumo se anunciaron a comienzos de septiembre junto a un renovado logotipo. Una de las características más interesantes es el empuje de su arquitectura de gráficos Xe, con la que buscan garantizar una experiencia fluida en juegos como Fortnite, Valorant, Overwatch y más.

Jesús Sánchez, portavoz de Intel en Europa, comentó en una entrevista con Hipertextual que son muy constantes y sólidos con su roadmap y la manera como dan respuesta a las necesidades de los consumidores. La empresa no solo se enfrenta a sus retrasos, sino a un embate sin precedentes de AMD, quien en los últimos años domina la escena de los procesadores potentes gracias a su serie Ryzen.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.