IBM ya no será una. La reconocida firma tecnológica ha anunciado que escindirá su negocio y dividirá la empresa en dos partes con el fin de dar un mayor protagonismo a sus soluciones de cloud computing o computación en la nube.

Esta última es la que mayor crecimiento está generando, separando sus actuaciones cada vez más del negocio tradicional de IBM. Así las cosas, y con un futuro en el que se espera que su peso sea todavía mayor, la tecnológica apartará este negocio del núcleo de la firma, creando una nueva compañía –sin nombre, por el momento– que comenzará a cotizar en 2021.

Esta rama estará compuesta por los servicios de infraestructura de la marca y las soluciones en la nube, un área donde cada vez más necesitarán asistencia. "La nueva compañía tendrá mayor agilidad para diseñar, ejecutar y modernizar la infraestructura de las organizaciones más importantes del mundo", ha expresado Arvind Krishna, CEO de IBM. "Ambas empresas tendrán una trayectoria de crecimiento mejorada con una mayor capacidad para asociarse y captar nuevas oportunidades, creando valor para clientes y accionistas".

IBM proyecta un gran comienzo

Al tratarse de una escisión de la firma actual, la nueva compañía contará ya con una gran base sobre la cual comenzar a construir su futuro independiente. Actualmente, la división enfocada en cubrir este segmento en IBM dispone de una facturación de 19.000 millones de dólares anuales, que se esperan hacer crecer de manera paulatina.

Un volumen que será gestionado a través de una base inicial de 90.000 empleados, encargados de mantener la operativa y negocios con 4.600 clientes empresariales de gran tamaño de 115 países distintos. De este modo, la nueva firma separada de IBM proyectará su futuro sobre una base sólida que, si el plan de la gran tecnológica da sus frutos, en unos años será aún mayor a la hora de establecer una diferente frente a sus principales rivales.

En este sentido, Krishna asegura que ahora "es el momento adecuado para crear dos empresas líderes en el mercado centradas en lo que hacen mejor". La respuesta de mercado es, por el momento, positiva, habiendo aumentado el precio de la acción de IBM en hasta más de un 10 % en la jornada de este jueves.