Tesla ha detectado un intento de sabotaje por parte de uno de sus empleados en la factoría de Fremont, donde la compañía fabrica sus vehículos. Este se produjo hace tan solo dos semanas pero la rápida actuación de los supervisores evitó problemas mayores. No obstante, sí que causó un parón en la producción durante unas horas.

Este hecho fue revelado por Tesla a través de un correo electrónico enviado a sus trabajadores. El hasta entonces empleado intentó destruir cualquier rastro que lo imputara e incluso llegó a culpar a otro compañero. No obstante, este acabó confesando los hechos y fue despedido.

Rápida actuación de Tesla

Fábrica de Tesla

En el comunicado enviado por Al Prescott -vicepresidente de asesoría legal y general de Tesla- a los trabajadores de la fábrica a través de un correo electrónico y recogido por Bloomberg, se puede leer con detalles el intento de sabotaje:

“Hace dos semanas, nuestros equipos de TI e InfoSec determinaron que un empleado había saboteado maliciosamente una parte de la fábrica. Sus acciones rápidas evitaron daños mayores y la producción volvió a funcionar sin problemas unas horas más tarde"

El hecho de que Tesla cuente con un equipo de seguridad interna se debe a los varios intentos de saboteos internos. Este equipo se encarga de proteger el I+D que la propia compañía desarrollada para mejorar sus vehículos y fábricas en diferentes lugares del mundo.

Elon Musk / SpaceX

No es la primera vez que Tesla es víctima de un sabotaje a manos de uno de sus trabajadores. Hace solo un mes, Elon Musk confirmó un ciberataque en otra de sus fábricas, concretamente en Nevada. Por suerte, el ataque realizado por un ciudadano ruso fue interceptado y neutralizado antes de que pudiese ir a mayores. Este sabotaje se unió a los tantos a los que Tesla se enfrenta por distintos motivos en sus fábricas. Todos ellos, con el objetivo de desestabilizar el trabajo rutinario.

En 2018, el propio Elon Musk ya informó a sus trabajadores de una fuga de información sensible por parte de uno de sus trabajadores. Además de alterar el orden tras la modificación del sistema operativo que fabrica los coches Tesla.