Los wearables cuyos sensores permiten monitorear la actividad física y hacer un seguimiento de la salud, como los Apple Watch y Fitbit, podrían ayudar a detectar la COVID-19, según indica un estudio reciente del Centro de Investigación Scripps publicado en Nature. El mencionado organismo, con sedes en California y Florida, se especializa en la investigación biomédica y es una de las instituciones más respetadas en su campo de estudio a nivel mundial.

La investigación, que se desarrolló del 25 de marzo al 7 de junio, un periodo de alto contagio en los Estados Unidos y otras partes del mundo, permitió recolectar los datos de más de 30,529 personas que usan dichos dispositivos en el país norteamericano. El 78,8% tenían un reloj Fitbit, el 31.2% usaban el Apple Watch y Apple HealthKit para brindar la información médica y, para finalizar, el 8,1% eran usuarios de Google Fit.

De la muestra se reportaron 3,811 personas con síntomas de COVID-19, aunque solo 54 dieron positivo al virus. Gracias a la información compartida desde los wearable fue posible identificar signos de actividad anormal en los infectados. Por ejemplo, su tiempo de sueño aumentó y la actividad física disminuyó, algo muy característico de las personas infectadas que tienen síntomas. Estos indicadores, según explican, podrían ser claves para saber si una persona está contagiada o no.

El Apple Watch y otros wearables podrían sumarse al combate contra la COVID-19

Y es que con la información recabada desde los dispositivos, la herramienta del Centro de Investigación Scripps pudo predecir el contagio con un 80% de precisión para las personas que presentaban síntomas. Es importante recalcar que la investigación se hizo sobre una muestra muy limitada de usuarios, sobre todo si tomamos en cuenta que estamos atravesando una pandemia y son millones las personas afectadas. Así pues, es posible que los resultados hubieran sido muy distintos con una cantidad de participantes considerablemente mayor.

Pese a lo anterior, los investigadores creen que los resultados obtenidos son bastante alentadores, pues indican que los Apple Watch y el resto de wearables podrían convertirse en herramientas que contribuyan a la lucha contra la COVID-19. Evidentemente, los fabricantes no desarrollaron los dispositivos con esa misión en mente, pero con ayuda de los sensores y la inmensa suma de datos que generan, sería posible predecir si existe un contagio. En los próximos meses veremos si la investigación continúa avanzando a buen puerto.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.