La Xbox Series X y Xbox Series están a la vuelta de la esquina, y conforme se va acercando el lanzamiento, vamos conociendo más detalles de los accesorios oficiales que la acompañarán. En este sentido, uno de lo más importantes es la tarjeta de expansión de la consola, que permitirá aumentar su almacenamiento para aquellos jugadores que quieran tener todos sus juegos descargados.

La tarjeta de expansión de la consola, cuyo nombre y apellidos completos es Xbox Series X and Series S External Custom PCI Express Gen4 x2 (NVMe) Solid State Drive está fabricada por Seagate, que ya en el pasado lanzó discos duros para las Xbox de la actual generación, y está disponible para la reserva en algunos comercios de los Estados Unidos, lo que nos permite conocer su precio. Y no es precisamente barato.

Hay que tener en cuenta que no estamos hablando de un disco duro tradicional o un SSD externo, se trata de una tarjeta PCI Express fabricada en especial para la consola que aumenta su capacidad en 1TB, un accesorio oficial de la consola que tiene un precio bastante elevado, específicamente, 219 dólares antes de impuestos, lo que le acerca sorpresivamente al precio de la Xbox Series S, que llegará al mercado a 299 dólares.

Ten en cuenta que este almacenamiento especial externo es necesario si te quedas sin espacio en la Xbox Series X o Xbox Series S y quieres jugar a juegos de nueva generación. Y es que a pesar de que se puede jugar juegos más antiguos e incluso almacenar los de nueva generación en discos duros o SSDs conectados por USB, los juegos de nueva generación deben instalarse en el SSD interno o en esta tarjeta para que se puedan ejecutar.

No obstante, se espera que con el paso del tiempo otros fabricantes lancen tarjetas de expansión para la consola compatibles con el sistema PCI Express de la Xbox Series X y S, y que conforme avance la generación los precios de expansión empiecen a ser más económicos, según aumente, además, el tamaño de los juegos como ya ha sucedido en la actual generación de consolas.