La Unión Europea dará el visto bueno a la compra de Fitbit por parte de Google. La inversión de la gigante de Mountain View, de 2.100 millones de dólares, contará con la luz verde para proceder tras varios meses de espera en el que se han estado revisando las implicaciones que la adquisición podría tener.

Así lo revela, el menos, la agencia Reuters, quien cita a personas cercanas al caso para adelantar la decisión final de los reguladores europeos. Según la misma, Google habría realizado concesiones adicionales acerca del tratamiento de los datos obtenidos por parte de Fitbit, consiguiendo inclinar la balanza en su favor.

De este modo, Google restringirá el uso de los datos obtenidos con la compra de Fitbit para dirigir a los clientes de la firma de dispositivos de fitness anuncios de su servicio de publicidad. Al mismo tiempo, permitirá que estos puedan continuar accediendo a servicios de terceros.

Compitiendo en el segmento de los 'wearables'

La adquisición de Fitbit por parte de Google es uno de los movimientos de mayor tamaño que ha visto recientemente la industria, siendo una operación que puede beneficiar enormemente a la tecnológica rival de Apple y Samsung. Gracias a la compra, pasará a disponer de una mayor capacidad y experiencia a la hora de desarrollar una división de wearables con la que competir en el mercado, además de la citada relevancia que tienen los datos para la gigante californiana.

Pantalla de la Fitbit Charge 4
Foto: David Ortiz | Hipertextual.

Los Google Pixel, a pesar de sus bajas ventas, son apuestas de gran interés en el segmento de smartphones Android actual, ofreciendo características diferenciadoras y una experiencia de calidad. Con Fitbit, la empresa podría facilitar la llegada de nuevos productos de hardware que complementen a los muchos ya existentes, tanto en telefonía móvil como en accesorios para el hogar (Google Home, Nest, Chromecast).

La decisión final de la Unión Europea se hará pública antes del próximo día 23 de diciembre, planteándose favorable, como se ha mencionado. En el tiempo restante, el organismo encargado mantendrá conversaciones con otras empresas del sector y diferentes clientes con el fin de obtener un visión final clara acerca del asunto.