Júpiter no es ajeno a las tormentas. De hecho, la Gran Mancha Roja el mayor vórtice anticiclónico del planeta. Se encuentra en el hemisferio Sur y se puede observar desde hace más de 300 años. Es tan grande que es más de dos veces el diámetro de la Tierra, gira en sentido antihorario y sus vientos periféricos alcanzan los 400 km/h. Por este motivo, no nos debería de sorprender mucho lo que ha fotografiado el telescopio Hubble. Pero, ¿qué es lo que se ha visto en las nuevas imágenes de Júpiter?

El pasado 25 de agosto, el telescopio Hubble tomaba la fotografía de una nueva tormenta en Júpiter. Y sí, sus características han entusiasmado a los astrónomos que vigilan los cambios en el gigante gaseoso. "En las latitudes medias del hemisferio norte (parte superior izquierda del planeta en la imagen de arriba) hay una mancha blanca brillante que representa una nueva tormenta que se avecina", indican desde New Atlas. Esta nueva tormenta en Júpiter comenzó el pasado 18 de agosto, apenas una semana antes de que se tomaran las imágenes. Desde entonces, los astrónomos cuentan que han visto aparecer dos más en la misma banda de nubes.

Tormenta en Júpiter
NASA, ESA, STScI, A. Simon (Goddard Space Flight Center), M.H. Wong (University of California, Berkeley), and the OPAL team

La nueva imagen (arriba) está compuesta por varias a la vez, es decir, se han fusionado para entender mejor qué vemos (y con más detalle). Vemos una imagen del gigante gaseoso que combina fotografías en luz visible, ultravioleta e infrarroja cercana. Las nubes de mayor altitud brillan en rojo al adsorber la luz ultravioleta, mientras que las zonas azules representan la luz ultravioleta reflejada. Además, se pueden observar pequeños puntitos rojos que aparecen en la columna blanca, lo que podría sugerir que esta tormenta durará más tiempo que la mayoría de tormentas, según indica el equipo.

Tormentas en Júpiter

Pero eso no es todo lo que los investigadores han observado. Al sur de la Gran Mancha Roja está Oval BA, a veces llamada Mancha Roja Junior. Esta tormenta, aunque más pequeña que su hermana, llegó a ser tan toja como ella. Pero se ha ido volviendo blanca con el tiempo. Sin embargo, si observamos la imagen podemos ver que su núcleo vuelve a colorearse de rojo otra vez.

Todas las imágenes han sido tomadas por Outer Planets Atmospheres Legacy (OPAL). Este es un proyecto del telescopio Hubble para monitorear los cambios en la atmósfera de los planetas del sistema solar a lo largo de los años.

El universo es muy grande, pero observar a nuestros planetas vecinos puede ayudarnos a saber más sobre la formación y evolución de los diferentes tipos de planetas. Sean rocosos o gaseosos. De hecho, esta misma semana conocíamos la posibilidad de que haya vida en otro de nuestros vecinos, Venus.

Todos estos nuevos descubrimientos demuestran que todavía nos queda mucho por aprender del sistema solar en el que vivimos.