Lo dejaron caer hace unos días en un encuentro sobre el futuro de la movilidad, y ahora confirman el lanzamiento de lo que, dicen, será el futuro del uso de los vehículos privados: el pago de los seguros por uso.

Siguiendo la estela que, en algún momento, inició Netflix y su propuesta de pago por suscripción, la misma que muchas otras compañías del negocio audiovisual imitó, la propuesta ha ido extrapolándose a todo tipo de negocios. Ahora, el resultado que tenemos sobre la mesa son las llamadas Streamimg Wars o un intento por parte de las plataformas de atraer a esos codiciados usuarios. Tras las series llegó la música, la ropa e incluso los coches. El concepto de propiedad, en este momento, queda relegado en un segundo plano.

Como evolución a este nuevo fenómeno, surge otro concepto: el pago por uso. Muy conocido en el sector de los coches compartidos, con las plataformas de movilidad eléctrica a la cabeza, es un sistema que también quiere abordar la lógica de un sector altamente tradicional: el de los seguros. "El mercado no está ajustado y tiene una relación calidad-prestación muy poco razonable", apunta Manuel Santiago de Hello Auto. De esta manera, la propuesta que ponen sobre la mesa es la de solo pagar en función del uso que se le haya dado al vehículo. Muy en línea con los debates sobre el pago durante la pandemia de servicios sin uso, pese a la advertencia de la propia OCU de que la eliminación de los seguros para el coche no es una opción válida.

Desde 9,99 euros a 19,99 (para los seguros a todo riesgo sin franquicia) como cuota mensual mínima, Hello Auto solo pide 0,49 euros adicionales por día de uso de coches. De esta manera, la compañía busca un hueco en un sector que, con la irrupción del teletrabajo, ha puesto en duda la necesidad de pagar por un producto del que no se está haciendo un uso intensivo. "Supone un ahorro, además, ya que nos enfocamos en un sector con siniestralidad baja", apunta Santiago. A menos uso, menos probabilidad de siniestro.

Muy en contraposición a la situación de otro gran grupo de usuarios de vehículo. Sin bien es cierto que las restricciones para la entrada en las zonas centrales a las ciudades se mantienen, pese al coronavirus, el uso de los vehículos privados se ha incrementado durante los últimos meses con el objetivo de evitar redes de transporte público. Y con ello, la compra de modelos más baratos y viejos que cumplan la función sin apenas gasto. Un negocio que ha disparado sus ventas en un 31% en lo que llevamos de verano.

Hello Auto apenas cuenta con unos meses de vida en el mercado de los seguros para coche. Con algo menos de un año de vida, la firma – que ya contaba con licencia de la Dirección General de Seguros desde su primer momento– quería irrumpir en un mercado altamente saturado en España. Conocido or la sobreinformación publicitaria y las llamadas telefónicas, el negocio de los seguros se ha enfrentado a lo que todos los sectores han definido como un cambio definitivo: la digitalización por la pandemia.