Uno de los grandes cambios que incluirá macOS Big Sur es Safari 14, una nueva versión del navegador que incluye cambios importantes en la interfaz y, sobre todo, en la gestión de la privacidad de los usuarios. No obstante, no es necesario esperar a que Apple lance su próximo sistema operativo para tener de forma oficial, y sin compromisos en forma de beta, la nueva versión de Safari.

Apple ha puesto a disposición de los usuarios la nueva versión de Safari para los sistemas operativos actuales y previas de macOS, de forma que todos los usuarios que tengan Catalina o Mojave podrán actualizar su navegador a la última versión para beneficiarse de las nuevas opciones de privacidad y la nueva pantalla de inicio, más contextual y centrada en las acciones del usuario.

Safari 14 para Mojave y Catalina

De esta forma, los usuarios de Catalina y Mojave podrán utilizar el nuevo sistema de pestañas con los favicons y la vista precia de cada una con solo pasar el ratón por encima de ellas. No son cambios extremadamente importantes, pero sin duda que ayudan enormemente a la navegación y al uso en el día a día del sistema.

Además los usuarios podrán personalizar la página principal con fondos y favoritos para tener acceso a las web que utilizan más a menudo, así como la informe de privacidad, que hace un análisis de los rastreadores y de los sitios web que el navegador bloquea según el usuario visita una página web. Ah, Safari 14 también dice adiós a la compatibilidad con Adobe Flash.

Para instalar la nueva versión de Safari solo habrá que ir a actualización del sistema dentro de preferencias y, si no hay ninguna actualización pendiente debería salir para descargar e instalar como una actualización más de las aplicaciones disponibles en el sistema.

No obstante en algún momento a finales de año estará disponible Big Sur para todos los usuarios, que junto con la nueva interfaz, Safari 14, las apps de iPad e iOS compatibles con Catalyst y las funcionalidades anunciadas será el primer paso a la anunciada transición a Apple Silicon y sus procesadores propios, y quien sabe si con el nuevo Mac bajo el brazo.