The Devil all the time
– Sep 24, 2020, 18:01 (CET)

El detalle de la película de Pattinson en Netflix, ‘The Devil All the Time’, que pasa desapercibido

The Devil All the Time, del director Antonio Campos, se ha convertido en uno de los éxitos de otoño de Netflix. Pero además de su magnífico guion, una de las cosas que más impactó al público fue el pulido, impecable y sonoro acento sureño de varios de sus personajes.

El nuevo éxito de Netflix The Devil All the Time está protagonizado por un elenco integrado casi por completo por actores británicos y australianos. Pero en escena, nadie podría decirlo a juzgar por el sonoro y muy marcado acento del sur estadounidense de los personajes. ¿Cómo lograron algo semejante?

El entrenador de dialectos de Hollywood Erik Singer puede dar algunas luces al respecto. El lingüista se ha convertido en un crítico de referencia al momento de juzgar la forma en que se utilizan los acentos en las películas. Lo cual, además, le permite al experto reflexionar sobre la manera en que se logra imitar el ritmo y el fraseo de diferentes partes del mundo. Se trata de uno de los puntos más complicados en cualquier producción: la jerga, dialectos y en especial, la forma en que los acentos pueden afectar el ritmo de los diálogos y parlamentos de los personajes, es uno de los elementos cruciales al tener en cuenta en producciones de ámbito histórico o local.

Esta semana, Singer dio su opinión acerca del acento de varios de los actores del elenco de The Devil All the Time, la mayoría ingleses y australianos que debieron aprender las extrañas inflexiones de la forma de hablar en la Norteamérica profunda.

El lingüista, que ha supervisado los diálogos de guion de Terminator: Dark Fate, Mulán y la próxima película biográfica de Elvis Presley de Baz Luhrmann, comentó en una entrevista a GQ que “quedó fascinado con el trabajo de Robert Pattinson como el el malvado pastor Preston Teagardin”.

Además, el experto coincidió con algunos otros medios especializados que tanto la forma de hablar del actor británico, como la de Tom Holland (también oriundo de Inglaterra) y el sueco Bill Skarsgård, fue una investigación lo suficientemente cuidadosa como para copiar tono a tono, los giros de sonido y ritmo del sur estadounidenses.

“Sobre todo me encantó que tuviera personalidad y no se trata de un acento genérico”, dijo Singer sobre el acento de Pattinson. “En primer lugar, no lo había escuchado en ninguna parte, pero el personaje en realidad es de un mundo diferente al de cualquier otro personaje reciente (de la Norteamérica profunda). Es de Tennessee. El hecho de que suene un poco diferente a los demás respalda la historia que están contando. Hay una gran cantidad de características observadas de manera precisa y específica que son adecuadas para el lugar y el momento en que vive el personaje”.

Por si no fuera suficiente lo complicado que podría resultar imitar un acento complejo, de sonoridad específica y que además debe responder a ciertos limites locales, el personaje de Pattinson usa su voz como una herramienta de poder, por lo que el actor debió hacer un esfuerzo en escucharse creíble y profundamente convincente. Una combinación que logró luego de meses de prácticas.

“Es un predicador que está absolutamente enamorado de sus capacidades con el lenguaje”, agregó Singer, y señaló que la exuberancia en la expresión vocal de Pattinson es un rasgo de carácter, algo que queda muy claro a medida que el personaje utiliza su voz como forma de seducción y después, como una forma de manipulación certera: “Él está comprando su propia magia y está intoxicado por ella”.

El único defecto que Singer detectó en el acento de Pattinson fue durante el monólogo de apertura de su personaje, que según Singer no fue tan limpio e impecable como el resto de su parlamento: “No estaba completamente marcado y es notorio esa debilidad a medida que avanza la trama”.

Aparte de eso, Singer insistió en que el secreto del diálogo y cómo el acento lo sostiene, en la riqueza y la variedad en la entonación, algo a lo que Pattinson puso especial cuidado: “Creo que la música, ritmo y melodía es un trabajo realmente fascinante en la voz de un actor. En este caso, es un reflejo tanto del lugar como del tiempo, pero también del personaje y su profesión, y es profundamente idiosincrásico”.

Pero por sorprendente que parezca, para Singer, el mejor trabajo vocal no fue el de Pattinson, sino Bill Skarsgård “suena como un hablante nativo de inglés americano”, comentó en referencias a los largos diálogos alterados del personaje.

Teniendo en cuenta que la mayor parte del elenco de The Devil All the Time está compuesto por actores británicos (Pattinson, Harry Meling y Tom Holland) y actores australianos (Jason Clarke, Mia Wasikowska y Eliza Scanlen), Singer quedó impresionado por lo auténtico que sonaba el conjunto. Y agregó: “En general, diría que fue un gran éxito”.

El director de The Devil All the Time, Antonio Campos, reveló, durante la semana del lanzamiento de la película de Netflix, que Pattinson se negó a contratar a un entrenador de dialectos para que lo ayudara a crear su acento sureño.

Pattinson fue el único miembro del elenco que no trabajó con un entrenador, sino que dedicó buena parte del tiempo a escuchar grabaciones y a imitar la voz de personajes reales en situaciones locales, lo que le permitió adquirir la sonoridad y el ritmo necesario, todo un logro individual que Singer consideró “impresionante”.