A veces el diseño no tiene en cuenta algunas circunstancias casuales que se pueden dar en el uso diario. Y es precisamente lo que ha pasado con Airbus y a la consola del A350, que por circunstancias ha terminado siendo el destino involuntario de tazas de café.

Y es que el fabricante de aviones ha tenido que replantear parte del diseño de la consola principal de uno de sus aviones más utilizados porque los pilotos han estado derramando accidentalmente café sobre los instrumentos. Según World of Aviation, dos veces en los últimos meses, lo que en aviación es un problema y por tanto, ha hecho al fabricante replantear este sistema.

Aunque parecer lo contrario, no es que los pilotos sean descuidados o desordenados, la razón por la que la consola de A350 tenga que ser replanteada conceptualmente está relacionada con las paradas de motor, puesto que cuando se derrama liquido accidentalmente sobre la consola, puede provocar la parada del motor.

Según reportan el medio especializado, el primer incidente ocurrió en un vuelo de Asiana Airlines en el que se derramó té sobre el panel de instrumentos. Uno de los motores Rolls-Royce Trent XWB se apagó abruptamente poco después del derrame. El avión se vio obligado a aterrizar antes de llegar a su destino en un aeropuerto diferente.

Por ello, la compañía ha decidido darle una vuelta de tuerca a sus consola central para que sea más resitente a líquidos, aunque por lo visto no es el único problema. Parece que además los posavasos de la cabina de pilotos son demasiados pequeños, lo que les obliga a usar el panel de instrumentos para depositar la bebidas, lo que a su vez es un problema de seguridad.

Tanto que la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea ha publicado una directiva de aeronavegabilidad que prohíbe los líquidos en la cabina cerca de la consola central en respuesta a estos incidentes. Una cuestión que puede obligar a cambiar las normas a la hora de usar bebidas en la cabina, y que ha tenido consecuencias imprevistas.